Acné en adultos


Mucha gente desconoce que el acné que apareció en su rostro durante la adolescencia puede regresar en la adultez, causando nuevamente inconvenientes estéticos. Este problema es conocido como acné de adulto, y aparece en personas mayores de 18 años. Es una patología que provoca inflamaciones en la piel debido a una producción excesiva de las glándulas sebáceas. El sebo o grasa producidos se acumula en los poros de la piel, creando en principio puntos negros o blancos que, al inflamarse, crean los molestos granos.

El acné de adulto suele aparecer en mejillas, maxilar y cuello, y en muchas ocasiones provoca una molesta comezón. Las mujeres son las más afectadas por el acné del adulto, estando principalmente relacionado el inconveniente con los ciclos menstruales. Sin embargo, otros factores que pueden desencadenar este problema son una predisposición genética, el calor elevado, una alimentación con exceso de grasas, el empleo de cosméticos y el estrés.

El acné del adulto no tiene una relación directa con las alteraciones hormonales, aunque en ocasiones puede llegar a estar relacionado con problemas de este tipo. En el caso de las embarazadas, durante los tres meses iniciales de gestación se incrementan las posibilidades de aparición de granos, aunque estos desaparecen habitualmente luego del alumbramiento. La menopausia es otra etapa en la que puede surgir el acné del adulto. Una alimentación equilibrada, con un buen porcentaje de frutas y verduras, el consumo de productos con vitamina B, lavar el rostro varias veces al día para extraer el exceso de grasa, tomar abundante agua y retirar el maquillaje antes de dormir son algunas de las pautas que pueden seguirse para disminuir las posibilidades de sufrir este problema.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Dermatología.




Deja una respuesta