Agorafobia


La agorafobia es una modalidad de ansiedad que se caracteriza por miedo a los lugares públicos, concurridos o abiertos, como son los campos, túneles, puentes, calles congestionadas o almacenes concurridos, en los que es difícil escapar o no se contaría con ayuda en caso de incapacidad súbita.

La obsesión se observa con mayor frecuencia en la mujer que en el hombre y suele deberse a una pérdida o separación repentina durante la infancia. El tratamiento consiste en la psicoterapia para descubrir la causa de la reacción fóbica, seguida de terapia de conducta, en especial desensibilizacián sistemática y técnicas de sobreestimulación que reducen la ansiedad y alteran las respuestas de comportamiento. Si no se trata, el miedo y la conducta de evitación dominan la vida del enfermo, que llega a no salir de casa.

Se da más en mujeres jóvenes. Se caracteriza por el miedo a estar solo o en un lugar del que sea difícil escapar o conseguir ayuda (miedo al “desamparo”), siendo típico en transportes públicos, multitudes, grandes almacenes, ascensores, etc.
Es frecuente un estado permanente de ansiedad (“ansiedad libre flotante”) que no se ve en las otras formas.

Se trata con técnicas conductuales (exposición “in vivo”, desensibilización sistemática) y si hay pánico asociado, este debe tratarse con fármacos (antidepresivos o alprazolam).

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Psicología y Psiquiatría.




Deja una respuesta