Alcalosis


ALCALOSIS (alkalosis) Estado anormal de los líquidos corporales, caracterizado por una tendencia al aumento del pH, debido, por ejemplo, a un exceso de bicarbonato alcalino o a deficiencia de ácidos. La alcalosis respiratoria puede estar causada por hiperventilación, con pérdida excesiva de dióxido de carbono y déficit de ácido carbónico. La acidosis metabólica puede deberse a ingesta excesiva o retención de bicarbonato, pérdida de ácido gástrico por vómitos, depleción de potasio o cualquier estímulo que aumente el intercambio de hidrógeno por sodio.

Se dice que la alcalosis está compensada si algún mecanismo adaptativo, por ejemplo un sistema tampón, la retención de dióxido de carbono o la excreción de bicarbonato, impide la variación del pH. El tratamiento de la alcalosis descompensada requiere corrección de la deshidratación y de los diversos déficits jónicos para restaurar el equilibrio acido-base normal, en el cual la relación entre el ácido carbónico y el bicarbonato es de 20 a 1.

Alcalosis Glosario Médico

Alcolosis metabólica

Trastorno caracterizado por pérdida significativa de ácidos o por aumento del nivel de bicarbonato. La disminución de ácidos puede deberse a vómitos, sustitución insuficiente de electrólitos, hiperadrenocorticalismo y enfermedad de Cushing. El aumento de bicarbonato puede tener su origen en diversas anomalías, como la ingestión de bicarbonato de sodio y otros antiácidos durante el tratamiento de la úlcera péptica y la administración de fluidos intravenosos con alta concentración de bicarbonato. En ausencia de tratamiento, la alcalosis metabólica importante puede conducir al coma y a la muerte. Consultar la voz alcalosis respiratoria. V. también acidosis metabólica; acidosis respiratoria.

Los signos y síntomas de alcalosis metabólica pueden incluir:

La confirmación del diagnóstico suele basarse en los datos de laboratorio, qu. e muestran un pH sanguíneo superior a 7,45, una concentración de ácido carbónico por encima de 29 mEq/l y orina alcalina. El electrocardiograma puede revelar taquicardia auricular, con ondas T bajas que se unen con las P.

El tratamiento pretende eliminar la causa subyacente de la alcalosis y puede incluir administración IV de cloruro amónico para liberar cloruro de hidrógeno y restaurar los niveles de cloro. El cloruro potásico y la solución salina fisiológica suelen sustituir las pérdidas de líquidos por drenaje gástrico, pero están contraindicados en los pacientes con insuficiencia cardiaca congestiva.

Actuación de la enfermera

Las enfermeras deben vigilar de cerca el estado del paciente y administrar con precaución cualquier solución IV prescrita. La administración IV de cloruro amónico suele estar contraindicada en los pacientes con enfermedad hepática o renal. La infusión demasiado rápida de esa sustancia puede hemolizar los hematíes y las dosis excesivas quizá lleguen a producir acidosis. Se anotan cuidadosamente la ingesta y la eliminación de líquidos y se vigila con regularidad la frecuencia respiratoria. La disminución del número de respiraciones por minuto indica un esfuerzo para compensar la alcalosis.

Incremento primario del HCO3 sérico. La mayor parte de los casos se originan con concentración de volumen y pérdida de ácido por estómago o riñón. Menos a menudo, la causa es el HCO3 administrado o derivado del lactato endógeno, que se perpetúa cuando continúa la reabsorción renal de HCO3. En los vómitos, la pérdida de Cl reduce su disponibilidad para su absorción renal con el Na. La mayor avidez por el Na debida a la depleción de volumen acelera entonces la reabsorción de HCO3 y mantiene la alcalosis. El Cl urinario es típicamente bajo (10 20 mmol/L.

Los vómitos y la aspiración nasogástrica ocasionan pérdidas de HCl y volumen, eliminación urinaria de H y alcalosis. Los diuréticos son una causa frecuente de alcalosis por contracción de volumen, depleción de Cl e hipopotasemia. Los pacientes con enfermedad pulmonar crónica, cifras altas de PCO2 y de HCO, sérico y en los que se mejora bruscamente la ventilación pueden presentar alcalosis.

La actividad mineralcorticoidea excesiva debida a síndrome de Cushing (peor en el ACTH ectópico o hiperaldosteronismo primario) causa alcalosis metabólica que no se acompaña de depleción de volumen o de Cl y que no responde al NaCl.

La depleción intensa de K también ocasiona alcalosis metabólica.

Diagnóstico

Es útil medir al Cl de una muestra aleatoria de orina, a menos que se hayan administrado diuréticos.

Tratamiento

Corregir la causa subyacente. En casos de depleción de Cl, administrar NaCl, en hipopotasemia, añadir KCI. Los pacientes con hiperfunción suprarrenal requieren tratamiento del trastorno subyacente.

La alcalosis intensa puede requerir además tratamiento con acidificantes tales como NH4CI, HCI o acetazolamida. La cantidad inicial de H necesaria (en mmol) se calculará según O,S x (peso corporal en kg) x (HCO3 sérico24).

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Glosario Médico.




Deja un comentario