Ano imperforado


ANO IMPERFORADO (imperforate anus) Anomalía congénita de la región ano-rectal del tracto gastrointestinal.

Observaciones

La forma más común es la agenesia anal, en la que el cabo rectal termina en forma de saco ciego en la superficie del periné. En el 80 al 90 % de los casos existe una fístula anal. Otras formas son la estenosis anal, en la que la abertura anal es pequeña, y la atresia membranosa anal, en la que una membrana cubre la abertura y crea una obstrucción.

El defecto suele descubrirse en el nacimiento; la inspección revela la ausencia de ano o la presencia de una fina membrana translúcida que lo cubre. La exploración digital y endoscópica permiten identificar el carácter anatómico de la malformación, y el examen radiológico detecta la presencia del fondo de saco rectal. En el lugar habitual que ocupa el ano se coloca un marcador radiológico y se mantiene al niño en decúbito supino. El movimiento del aire a través del intestino hacia la porción distal de éste o el recto se hace visible en la placa radiográfica.

Ano imperforado Proctología

La estenosis anal se trata con dilataciones digitales diarias que se comienzan en el hospital y se continúan en casa por parte de los padres. Cuando existe una membrana anal imperforada debe escindirse y realizar dilataciones digitales diarias mientras dure el proceso de cicatrización. La reconstrucción quirúrgica es necesaria para el tratamiento de la agenesia anal en aquellos niños en los que el fondo de saco rectal se encuentra por debajo de la porción puborrectal del elevador del ano; el ano se crea quirúrgicamente por medio de una anoplastia. La atresia anal en la que el fondo de saco termina por encima del periné puede requerir una colostomía.

Identificación

Con frecuencia, la identificación de la malformación anal la hace la enfermera, al descubrir que el termómetro no puede colocarse en el ano durante la valoración habitual del estado del recién nacido. En todo recién nacido que no -evacúe el meconio en las primeras 24 horas es necesario realizar un estudio más profundo para descartar la existencia de esta malformación. El paso de meconio por vagina o por el meato urinario indica claramente la presencia de una fístula anal, y habitualmente se produce en asociación con un ano imperforado. En el posoperatorio de las intervenciones quirúrgicas de esta malformación congénita es esencial un escrupuloso cuidado de la región perineal.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Proctología.




Deja un comentario