Albaricoquero


Albaricoquero
Prunus armeniaca

Parte Utilizada
Los frutos.
Principios Activos
– Frutos: Pectina, ácidos cítrico y málico, beta-caroteno, tiamina, riboflavina, niacina, ácido ascórbico, flavonoides: licopina, quercetósido, isoquercitrósido; azúcares: xilosa, fructosa, glucosa, sacarosa, sorbitol. Trazas de aceite esencial: mirceno, limoneno, p-cimeno, terpineol, geranial, geraniol.
– Semillas: Prótidos, lípidos, vitaminas del grupo B, glúcidos, ácidos fenólicos: caféico, p-cumarínico, ferúlico. Heterósidos cianogenéticos: amigdalina. Taninos.
Acción Farmacológica
La pectina tiene un efecto regulador del tránsito intestinal: laxante suave (aumenta el tamaño del bolo fecal, por retención de líquidos), demulcente, protector de las mucosas. El albaricoque se caracteriza además por su aporte vitamínico. El aceite obtenido de las semillas es emoliente.
La esencia de albaricoque se usa como aromatizante.
Indicaciones
Estreñimiento, avitaminosis, convalecencia. En uso tópico, como hidratante cutáneo en dermatitis, pieles secas, envejecimiento cutáneo, ictiosis.
Formas Galénicas / Posología
– Uso alimentario (albaricoque), ad libitum.
– Uso externo: Extracto glicólico, en forma de cremas, pomadas o geles.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Plantas Medicinales.




Deja una respuesta