Armaya


Armaya es un anabólico de origen vegetal obtenido tras el resultado de un amplio proceso de investigación clínica y farmacológica, realizado a partir del Polipodium Leucotomos (Calaguala), cuya acción se centra sobre la biosíntesis y regeneración de los tejidos afectados por psoriasis, actuando igualmente sobre los parámetros bioquímicos afectados, tanto sistémicos como cutáneos.

Cada cápsula contiene

Indicaciones

Psoriasis y otras patogenias en las que el factor dominante sea la degradación del colágeno, que puede ser acompañada, en algunos casos, de aumento mitótico e hiperplasia epidérmica, pudiendo condicionar una paraqueratosis. Dermatitis atópica.

Armaya Medicamentos

Efectos Secundarios

No se han descrito.

Intoxicación / Precauciones

Observaciones y advertencias

El ser recomendadas las tomas antes de las comidas obedece a que la absorción óptima del producto se produce en medio ácido. Así pues, no es aconsejable la ingestión simultánea de alcalinos. La absorción del fármaco puede verse interferida con alcohol, por lo que debe prescindirse de la ingestión simultánea de bebidas alcohólicas. Muy importante: Debido al mecanismo de acción del fármaco, puede observarse al comienzo del tratamiento la aparición de nuevas lesiones mínimas, coincidiendo con una evidente mejora de las primitivas, por la que en modo alguno debe dar lugar a la interrupción del tratamiento. Esta especialidad contiene lactosa. Se han descrito casos de intolerancia a este componente en niños y adolescentes. Aunque la cantidad presente en el preparado no es, probablemente, suficiente para desencadenar los síntomas de intolerancia, en caso de que aparecieran diarreas, debe consultar a su médico.

Contraindicaciones, incompatibilidades e intoxicaciones

No han sido descritas ni encontradas incompatibilidades, contraindicaciones o intoxicaciones. Interacciones Potencia al efecto digitálico, lo que, en tratamientos simultáneos, permite reducir la dosis de digital. Conservación No requiere conservación especial.

Posología

Dada la variabilidad del proceso y sus diferentes formas evolutivas, la posología debe ser establecida, controlada y modificada por el médico. A título orientativo, señalaremos el siguiente esquema posológico: Adultos: sin tratamientos previos y en formas leves, 1-2 cápsulas 2-3 veces al día.

Con tratamientos previos o psoriasis de evolución superior a seis meses, iniciar el tratamiento con 2 cápsulas, media hora antes de cada una de las tres principales comidas, durante un mes; si no se produce una evidente regresión del proceso, debe aumentarse la dosis en dos cápsulas diarias por mes, hasta alcanzar un total de 12 cápsulas/día, lo que en la mayoría de los casos es suficiente para obtener una remisión total.

Niños: Seguir el esquema general con las siguientes dosis: hasta 6 años, 2-3 cápsulas/día; de 6-12 años, 4 cápsulas/día; a partir de 12 años, dosis de adulto. En casos especialmente rebeldes, pueden administrarse dosis superiores. Una vez conseguida la remisión clínica completa, es conveniente una dosis de mantenimiento equivalente a la mitad de la dosis máxima administrada, que se administrará durante un mínimo de dos meses. Ante dificultades de deglución, puede disolverse el contenido de las cápsulas en agua o zumos.

Presentación

Cápsulas, envase con 30 cápsulas de 40 mg.

Califica este Artículo
3 / 5 (1 votos)

Categoría: Medicamentos.




Deja un comentario