Bálsamo de Benjuí


Bálsamo de Benjuí
Styrax benzoin

Parte Utilizada
La secreción resinosa (bálsamo).
Principios Activos
Aunque el oficinal es el benjuí de Sumatra, en ocasiones también se emplea el benjuí de Siam (en especial en industria, como aromatizante)
– Benjuí de Sumatra (Styrax benzoin Driand, Styrax paralleloneurus Perkins): Acidos balsámicos (25-30%): cinámico, benzóico y sus ésteres. Acidos triterpenoides derivados del oleanólico: sia-resinólico, suma-resinólico; vainillina (0,5%).
– Benjuí de Siam (Styrax tonkinensis (Pierre) Craib.): composición similar al de Sumatra, con mucha menor proporción de ácido cinámico, siendo el componente principal el benzoato de coniferilo.
Acción Farmacológica
Expectorante, antiséptico, antifúngico, cicatrizante.
Indicaciones
Bronquitis, bronquiectasias, enfisema, asma. En uso tópico: heridas, ulceraciones, dermatomicosis, gingivitis, parodontopatías, acné, forúnculos, eczemas, psoriasis, escaldaduras.
Efectos Secundarios
Los vapores desprendidos por el benjuí pueden desencadenar accesos de tos.
La resina en polvo puede provocar estornudos y dermatitis de contacto, en personas sensibles.
Formas Galénicas / Posología
– Resina: 250-500 mg/dosis, dos o tres tomas al día (como expectorante y antiséptico pulmonar).
– Extracto fluido (1:1): 10 a 30 gotas, una a tres veces al día.
– Tintura (1:10) de benjuí: 40-60 gotas, una a tres veces al día.
– Uso externo: en forma de pomadas, lociones, linimentos.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Plantas Medicinales.




Deja una respuesta