Cateterismo Umbilical


CATETERISMO UMBILICAL (umbilical catheterization) Introducción de un catéter a través de una arteria umbilical con el fin de proporcionar al recién nacido alimento parenteral, obtener muestras de sangre o ambos objetivos o bien, utilizando la vena umbilical, realizar transfusión de urgencia ó administrar medicamentos, líquidos o expansores del plasma.

Se realiza control radiológico de la adecuada posición del catéter cada hora. Debe mantenerse al niño en un ambiente a temperatura constante mientras se infunden los líquidos parenteralmente. Cada hora se regula la velocidad de paso; no debe dejarse que la botella llegue a vaciarse. También se debe controlar el funcionamiento cardiaco y los movimientos respiratorios cada hora. Cada dos o tres horas se toma la temperatura y los pulsos pedios. Se vigila el catéter y su implantación en el cordón umbilical atentos a la aparición de signos de infección, inflamación o edema. Se debe medir la relación entrada-eliminación de líquidos, vigilando la aparición de anuria, signos de vasoespasmo —tales como palidez, cianosis de miembros o ausencia de pulsos periféricos— y sepsis, hemorragia, tromboembolismo o distensión abdominal y vómitos, que pueden ser signos de enterocolitis necrotizante.

La enfermera se encargará de la vigilancia de las constantes antes referidas y de la aparición de signos de complicación. Debe implicarse a la familia en la atención al niño en la medida de lo posible.

Criterios Importantes

Si bien es un procedimiento útil para aplicar procedimientos terapéuticos y obtener muestras de sangre debe utilizarse siempre con sumo cuidado.

Un catéter es una sonda o tubo largo, suave y hueco. Los catéteres varían en tamaño. Uno umbilical se utiliza por diferentes razones.

Uno arterial umbilical (UAC, por sus siglas en inglés) permite tomar sangre de un bebé en diferentes momentos, sin necesidad de punciones repetitivas con aguja. También, se puede utilizar para vigilar continuamente la presión arterial del bebé. Este tipo de catéter se utiliza con mayor frecuencia si el bebé necesita asistencia respiratoria o medicamentos muy fuertes para tratar problemas de presión arterial.

Un catéter venoso umbilical (UVC, por sus siglas en inglés) permite la administración de líquidos y medicamentos sin tener que reemplazar una vía intravenosa frecuentemente. Este tipo de catéter se puede usar si el bebé es muy prematuro, tiene problemas intestinales que impiden su alimentación o necesita medicamentos fuertes para tratar los problemas de presión arterial.

Preparación

La cateterización de los vasos umbilicales se realiza con el recién nacido colocado en posición supina, con los brazos y las piernas sujetados, si es posible. Se debe trabajar bajo una técnica estéril segura y determinar el tamaño y el tipo de catéter que se va a utilizar. Para los niños de ?1,200 kg se puede usar un catéter French-5 (5 F) y para los de menos de 1,200 kg, un 3,5 F. Los catéteres arteriales deben tener una sola luz y no ser trombogénicos, tanto como sea posible. Para los neonatos de

Existen muchos métodos para determinar la profundidad apropiada de los catéteres umbilicales arteriales o venosos, algunos basados en la longitud hombro-ombligo y otros en el peso al nacer del niño. Existen gráficos estandarizados para determinar la profundidad apropiada de la inserción del catéter. Para calcular la profundidad del catéter arterial umbilical en posición alta (por arriba del diafragma) se multiplica el peso del lactante en kilogramos por 3 a lo que se suman 9 cm más la longitud del muñón umbilical. Para la posición baja del catéter, se multiplica el peso del recién nacido en kilogramos por 3 para luego sumarle 9 cm, más la longitud del muñón umbilical; luego, se divide la suma total por 2.

Para calcular la profundidad apropiada de la CVU, se multiplica el peso en kilogramos por 3, se suman 9 cm y luego se divide por 2 y se suma 1 cm. Otro método consiste en medir la longitud desde el extremo del hombro del recién nación hasta el ombligo. Finalmente, la profundidad de la CVU corresponderá al 66% de esa longitud. Para determinar la profundidad de la inserción de la posición alta de la CAU con este método, se calcula el 110% de la longitud hombro-ombligo. Para la posición baja de la CAU, la cual también se utiliza, se calcula el 60% de la longitud hombro-ombligo.

El paso final de la preparación de los catéteres incluye la conexión a una llave de cierre de 3 vías al extremo de ambos catéteres, arterial y venoso, y se irriga cada catéter con solución heparinizada.

Procedimiento

  1. Confirmar la identidad del paciente.
  2. Preparar el cordón umbilical y el abdomen con solución antiséptica (clorhexidina o ioduro de povidona).
  3. Limpiar el muñón umbilical y pinzar el cordón.
  4. Colocar campos estériles alrededor de la zona de exposición del muñón.
  5. Colocar una banda de seguridad alrededor de la piel en la base del muñón umbilical.
  6. Utilizando directamente hemostáticos, pinzar el cordón por debajo de la pinza umbilical ya existente.
  7. Utilizar un bisturí de hoja 11 para cortar por debajo de la segunda pinza, aproximadamente 0,5-1 cm por debajo del nivel de la piel, exponiendo un parte del cordón limpia y con superficie lisa.
  8. Si existe alguna pérdida de sangre se ajustará la banda umbilical.
  9. Si el sangrado continúa, secar el cordón sin fricción.
  10. Identificar los 3 vasos. Las arterias son más pequeñas y con paredes más gruesas y musculares. La vena es más grande que las arterias y tiene una pared más delgada.

Colocación del catéter arterial umbilical

  1. Una vez que se ha identificado la arteria umbilical, tomar el cordón y la gelatina de Wharton cerca de la arteria opuesta y traccionar.
  2. Insertar la punta obliterada de una pinza iris sin dientes de 0,5 cm en la abertura del vaso para dilatarla.
  3. Tomar la punta del catéter con la pinza iris e insertarlo a través de la abertura para introducirlo dentro del vaso.
  4. Cuando el catéter ha llegado a la profundidad apropiada, se procede a su aspiración e irrigación.
  5. Luego se asegura mediante una sutura a través del muñón umbilical.

Colocación del catéter venoso umbilical

  1. Dilatar la abertura de la vena umbilical y eliminar los coágulos que pueda haber.
  2. Aplicar tracción del cordón umbilical, usando una pinza mosquito.
  3. Tomar la punta del catéter e insertarla en el orificio venoso.
  4. Una vez que se introduce el catéter 4 cm, se aspira con una jeringa para verificar el retorno de sangre.
  5. Insertar el catéter venoso umbilical hasta la profundidad deseada.
  6. Verificar que el catéter ha sido aspirado e irrigado.
  7. Suturar el catéter en el lugar, usando la misma técnica que para suturar el catéter arterial umbilical.
  8. Dejando el campo estéril, confirmar el sitio de colocación de la punta del catéter mediante una radiografía.
  9. Colocación de emergencia del catéter venoso umbilical
  10. En ciertas situaciones, como la reanimación prolongada y la pérdida extrema de volumen, se necesita una CVU rápida para facilitar la administración de líquidos y medicamentos. Si la colocación se hace necesaria enseguida del nacimiento, el vaso de elección es la vena umbilical.
  11. Preparar el cordón umbilical con solución antiséptica, aunque suele ser imposible crear un campo estéril en una situación de emergencia.
  12. Colocarse guantes estériles y tomar el catéter en la forma más estéril posible, el cual previamente ya fue irrigado y sujetado mediante banda y jeringa.
  13. Ajustar el cordón en la base con una banda umbilical y cortar el cordón umbilical 2 cm por encima de la piel.
  14. Insertar rápidamente el catéter venoso umbilical en la vena umbilical hasta una profundidad de 3-5 cm por debajo de la piel (en un recién nacido a término).
  15. En esta profundidad, controlar que haya retorno de sangre.
  16. Asegurar el catéter entre los dedos o con una cinta.
  17. Verificar que el catéter no esté insertado demasiado profundo para evitar entrar en los vasos hepáticos, donde los medicamentos podrían causar, potencialmente, daño celular.

¿Cuales son los riesgos de los catéteres umbilicales?

Las complicaciones abarcan:

Los problemas con el flujo sanguíneo y la formación de coágulos pueden ser potencialmente mortales y requerir el retiro del catéter arterial umbilical. Las enfermeras de la unidad de cuidados intensivos neonatales (UCIN) vigilan cuidadosamente al bebé por la presencia de estos posibles problemas.

Califica este Artículo
5 / 5 (2 votos)

Categoría: Glosario Médico.




Deja una respuesta