IMPLANTACIÓN DEL CRISTALINO


IMPLANTACIÓN DEL CRISTALINO (lens implant) Cris­talino artificial de polimetilmetacrilato transparente que sue­le implantarse después de la extracción del cristalino con cataratas, pero que también se utiliza en pacientes con mio­pía extrema, diplopía, albinismo y otras alteraciones. La operación puede realizarse con un anestésico local, como la lidocaína, pero suele preferirse la anestesia general. Pa­ra prevenir la infección se adminsitran gotas con un anti­biótico como la neomicina, antes de la operación y en el período posoperatorio. Tras la extracción del cristalino, se introduce la lente a través de una incisión corneal y se fija al iris mediante una sutura fina o se implanta en el sa­co capsular. Para evitar que el iris se dilate excesivamen­te y pueda mover la prótesis, se administra un agente miótico como la pilocarpina. El implante no produce los problemas de visión periférica que causan las gafas, pues las imágenes son sólo un 2 % mayores que las producidas por el cristalino frente al 24 % de las gafas y el 8 % de las lentes de contacto. Las complicaciones son frecuentes y está contraindicado en la diabetes mellitus y la uveítis.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Glosario Médico.




Deja un comentario