Tratamiento de la tortícolis


María Eugenia se apresta a dormir. “Ha sido un día un poco más extenuante que otros” –piensa- “Pero no hay mejor compensación para recuperar fuerzas que el merecido y reconfortante descanso nocturno”….Enciende la calefacción… se acuesta…se cubre con una sábana recién estrenada y sobre ella una cálida frazada…y a

¡¡descansar!! Suena la alarma a las 6:30 ¡hora de levantarse!… María Eugenia abre sus ojos y siente un pequeño fastidio en el cuello, no le hace mayor caso y continúa preparativos previo al trabajo. El pequeño dolor en pocos minutos se…¡¡ incrementa!!

A tal punto que dolía horrores cuando giraba la cabeza. “¡¡Nooo otra vez…TORTICOLIS!! –exclamó- En esta ocasión la tortícolis no se parecía a las anteriores, ahora era mucho más fuerte, tanto así que manejando su carro entro en un pequeño bache, sacudiéndolo un poco, siendo suficiente para que emitiera un alarido de dolor. Si al mover el cuello existe incapacidad para hacerlo acompañado de malestar, probablemente se trate de una TORTICOLIS.

Esta podría ser leve, mediana o severa. Las causas podrían ser variadas, la más común es dormir en mala posición y la otra por algún movimiento brusco. También existen tortícolis por accidente de auto, cuando un auto es golpeado por detrás las personas podrían sufrir por el efecto “latigazo” Tratamiento Aplicar algún ungüento, tipo Icy-hot, esto más un sutil masaje originará que el área afectada se caliente y se “suelte”.

El masaje debe ser aplicado suavemente por unos 45 a 60 minutos desde la espalda superior hasta el cuello. Según sea la severidad del caso, podría necesitarse un collarín y/o relajante muscular.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Traumatología.




Deja un comentario