Añoranza de lo antiguo, Sueños de lo nuevo


Leyendo Matasanos, me detuve a reflexionar sobre el articulo de @pasto titulado “La desidia y otros cuentos”. Con motivo dicho articulo, volvió a este blog a discutirse un tema que ha sido eje de sendos análisis y debates, en lugares tan diversos como el asado del viernes previo al carrete, los consejos estudiantiles, académicos en sus universidades y políticos de todas la razas en libros, coloquios o columnas. Como Matasanos iba a mantenerse al margen de un tema tan importante, “tan antiguo” y a la vez “tan actual”.
En esta ocasión, sin ninguna cita más que la ya enunciada, quiero contarles una experiencia que tuve participando en una de estas conversaciones con respecto a la cuestión social de los jóvenes de hoy.
El año 2009 y como representante de IFMSA-Chile tuve la oportunidad de asistir a una tarde de conversación con jóvenes lideres, de distintos grupos, desde representantes de centros de estudiantes, juventudes políticas de todas las tendencias, grupos de juventudes religiosas, algunas Organizaciones No Gubernamentales (ONGs), etc. Éramos unos 30 jóvenes, de entre 20 y 25 diría yo, representantes de agrupaciones, pero no necesariamente representantes de la juventud. Además, había una “joven” representante del gobierno (convocante de este coloquio), ni más ni menos que Carolina Tohá.
El tema a discutir era claro: Participación Social de los Jóvenes. Así, uno a uno, se fueron dando palabras, desde donde aparecieron temas históricos, sociales, criticas a la clase política, al sistema social, opiniones iguales, parecidas y distintas, en toda la gama de colores posible. Estar sentado allí era realmente un lujo, no tanto por la posibilidad de hablar si no de escuchar una discusión tan rica en matices y puntos de vista. Muchos de los argumentos y criticas planteadas previamente eran los cuales yo quería compartir, así que simplemente me dedique a escuchar y reflexionar al respecto
Entonces reparé en algo muy interesante, tal vez decidor, de la realidad actual. Se hizo claro, como un grupo importante de argumentaciones iban en la dirección histórica, teñidas en gran medida de una añoranza del pasado, transmitiendo como en los tiempos anteriores, la participación juvenil fue mucho mas intensa y profunda. Esta era la visión desde los ojos que miraban a la luz de los partidos políticos y la “política partidista”. Sin distinción, las juventudes políticas de izquierda y derecha compartían este análisis, refiriéndose a los tiempos de la Unidad Popular e inmediatamente anteriores.
Por otro lado, se comenzó a delinear una argumentación diferente, no necesariamente contraria, pero que se sustentaba en la observación de la sociedad desde un punto distinto y en una dirección diferente. Esta tenia que ver con una nueva forma de participación en los jóvenes, esa que se ha dado con mayor intensidad en los últimos años caracterizada por el encuentro de individuos, muchas veces muy distintos unos de otros, pero que son capaces de compartir una visión común sobre un tema o simplemente un interés mutuo que los lleva a trabajar en conjunto, desde sus diferencias individuales. Las miles de ONGs de jóvenes, de niveles comunitarios, regionales, nacionales e internacionales se caracterizan por esto. Precisamente partió de los representantes de estas organizaciones el traer este fenómeno al debate, como una tendencia, una mirada hacia el futuro.
Hay todavía una cosa más que me gustaría destacar., que también tiene que ver con la forma de ver y comprender el mundo. Para los representantes de los partidos políticos la participación de los jóvenes era más baja que nunca. Por otro lado, para los representantes de ONGs, la participación no podía ser más alta. Aquí es donde yo discrepo del análisis de que los jóvenes “no están ni ahí” con la cuestión social. Lo que si estoy seguro, es que ya no están interesados de la misma forma y en los mismos códigos que sus padres y abuelos. Cosas han cambiado, incluso más allá de las coyunturas históricas de nuestro país, la humanidad ha cambiado, como también los jóvenes, su forma de ver el mundo y ser participes activos de él. El rol de motores de cambio, sigue y seguirá siendo de los jóvenes. Sólo hay que estar atento para leer correctamente los tiempos y poner la mirada en el lugar correcto. Nada es, ni podrá ser, como era antes.
Como verán, soy un esperanzado del futuro. Y SI, confieso que yo también asistí como un representante de una ONG.
Fotos: Flickr CC |theredproject | greenpeace-jugend | artangelo

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Psicología y Psiquiatría.




Deja un comentario