CELULITIS ORBITARIA


Inflamación aguda de los tejidos orbitarios de etiología infecciosa, generalmente propagada desde los senos paranasales o de infecciones o heridas en la piel periocular. Más frecuente en la infancia, en la que suele provenir del seno etmoidal. Los gérmenes más frecuentes son estafilococo dorado, estreptococo y Haemophilus influenzae.
CLÍNICA,
Hay que distinguir dos tipos de celulitis: preseptal, en la que la inflamación afecta sólo al tejido palpebral subcutáneo (no alteración de la motilidad ni agudeza visual), y orbitaria, más grave, en la que existe compromiso de las estructuras de la órbita.
Probablemente la causa más frecuente de exoftalmos en la infancia. Cursa con exoftalmos unilateral importante de rápida instauración, axial y no reductible (excepto cuando la celulitis es preseptal), edema palpebral inflamatorio, quemosis conjuntival, alteración de la motilidad ocular, dolor periocular (aumenta con la movilización y al presionar) y alteraciones de la visión. La afectación general es moderada. Es una afección grave que puede dar lugar a una trombosis del seno cavernoso.
TRATAMIENTO.
Antibióticos intravenosos e ingreso hospitalario. Si aparece un absceso orbitario, la cirugía debe ser inmediata. La preseptal puede ser tratada inicialmente de forma ambulante, pero con estrecha vigilancia.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Glosario Médico.




Deja un comentario