Codos: trucos para su cuidado


Usualmente cuando nos abocamos a la tarea de la belleza corporal, una de las zonas que más olvidamos son los codos. Es por este motivo que encontramos que la piel de nuestros codos está siempre seca, irritada y con escamas.

Para suavizar esos codos resecos y ásperos, lo que tienes que hacer es frotártelos con medio limón e hidratarlos luego con la crema corporal que habitualmente utilices, todo esto lo tienes que hacer después de cada baño.

Es recomendable que apliques masajes con un guante de crin o con el cepillo de las uñas. Posteriormente puedes aplicar un poco de aceite hidratante para bebés, en la medida de lo posible todos los días. Disponte a hacer esto sabiendo que están endurecidos y rugosos, por lo tanto deberás repetir la operación durante varios días hasta lograr resultados positivos.

Existen cremas exfoliantes específicas para los codos, que ayudan a reparar las células muertas.

Además, existen métodos naturales para cuidar tus codos:

Un buen exfoliante para el área de los codos es la papaya.
Obtendrás una loción ideal, si mezclas azúcar con jugo de limón y miel, que deberá ser retirada con agua de los codos tras un tiempo. De este modo lograrás la suavidad que tanto deseas.
Para las pieles más secas, la mejor hidratación de la zona se obtiene con azúcar morena, mezclada con aceites de coco y de almendra.

Y otro consejo importante es que no utilices piedra pómez, ya que puede producir el efecto contrario, es por ello que se lo considera como un remedio algo agresivo. Ya vemos que el problema de los codos secos es bastante común. Comienza cuanto antes un programa de exfoliación, para otorgarle así un aspecto terso a tus codos.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Consejos para Mamá.




Deja un comentario