Degeneraciones retinianas


Degeneraciones centrales o maculares

Presentan una sintomatología común a la del denominado síndrome macular: disminución progresiva de la agudeza visual, discromatopsia, metamorfopsia, sensación de deslumbramiento ante estímulos luminosos, conservación del campo visual periférico (escotoma central).

Degeneración macular senil. Causa más importante globalmente por edades de ceguera bilateral irreversible en los países occidentales. Se caracteriza por la aparición de drusas a nivel macular. Son depósitos amarillentos y redondeados de material de desecho por la digestión de la parte externa de los conos bajo el epitelio pigmentario debido al déficit de algún enzima digestivo en el mismo. Pueden evolucionar hacia la atrofia de la retina suprayacente (forma atrófica, lentamente progresiva) o hacia la formación de neovasos (forma exudativo hemorrágica, devastadora) y es útil para diferenciarlas la angiografía fluoresceínica. En cualquier caso se produce una atrofia de la zona macular con una gran pérdida visual. En el diagnóstico resulta de ayuda el uso de la rejilla de Amsler.

Degeneraciones retinianas Oftalmología

El paciente percibe que las líneas se tuercen o se interrumpen. No existe tratamiento eficaz. La fotocoagulación con láser, en combinación a veces con sustancias fotosensibles (terapia fotodinámica), puede retrasar la evolución de la forma exudativa. Los antipalúdicos de síntesis, sobre todo la cloroquina, producen una maculopatía tóxica, dosis dependiente e irreversible denominada “ojo de buey”

Degeneraciones periféricas adquiridas

Son de causa involutiva y muy frecuentes entre la población general, sobre todo entre miopes. Las más importantes son las que pueden predisponer al desprendimiento de retina, como la degeneración en empalizada. Son asintomáticas.

Primarias

Retinosis pigmentaria. Bilateral, de curso lento y progresivo, comienza en la edad escolar, pudiendo causar ceguera hacia los 40 años. Es una alteración de los bastones. Puede presentarse aislada o asociada a otras malformaciones, como la polidactilia, el síndrome de Laurence-Moon-Bield.

Se hereda bajo diferentes patrones. Clínicamente presentan mala visión nocturna (hemeralopía) y escotoma anular en el campo visual. Oftalmoscópicamente se aprecian arterias estrechadas, atrofia de papila y acumulaciones de pigmento que asemejan osteocitos en la retina periférica. Evolucionan hacia una reducción del campo visual y finalmente ceguera. Además presentan complicaciones adicionales como aparición temprana de cataratas y glaucoma. No tiene tratamiento.

Miopía degenerativa, magna o patológica

Se considera a partir de las -6 a -8 dioptrías. Comienza en la edad escolar, progresa rápidamente durante el desarrollo y hacia los 40 años comienzan los cambios degenerativos y las complicaciones. Es una causa importante de ceguera en países occidentales. Produce un crecimiento patológico desmesurado del eje anteroposterior del globo, con adelgazamiento y atrofia de esclera, coroides y retina que originan las siguientes lesiones:

Complicaciones: desprendimiento de retina por degeneración periférica que origina desgarros retinianos, cataratas, glaucoma crónico simple

Califica este Artículo
2 / 5 (3 votos)

Categoría: Oftalmología.




Deja un comentario