Entrenando con inflamación testicular


Los traumatismos en la zona genital que producen inflamación testicular son bastante frecuentes en deportes de contacto, lo curioso del caso que os presento es que la lesión la presenta el entrenador del equipo y no uno de los jugadores.
El tratamiento en las inflamaciones leves, sin sospecha de otra lesión del testículo ni lesión vascular, se basa como en otros traumatismos, en aplicar frio local con ligera compresión y reposo deportivo hasta que remiten las molestias.
En este caso, el proceso inflamatorio post-traumático ha seguido el tratamiento correcto, pero el entrenador ha continuado dirigiendo al equipo, y pese a la medicación analgésica administrada, el dolor y el edema le mantienen en un estado de nerviosismo y mal humor que han convertido las sesiones de entrenamiento en una tortura para todo el equipo.
A petición de los jugadores, he intentado convencerle de la necesidad de descansar por completo, pero nos encontramos en un clinic de tecnificación y no hay tiempo para parar.
Ya que el entrenador no está sujeto a los controles de dopaje, pasaremos a utilizar medicación mucho más analgésica y que además consiga ponerle de mejor humor.
Habeis sufrido un traumatismo testicular alguna vez?

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Preguntas y Respuestas.




Deja una respuesta