ESTREÑIMIENTO


Disminución en la frecuencia de las deposiciones o dificultad para la defecación; puede dar lugar a dolor abdominal, distensión o impactación fecal, con la consiguiente obstrucción o raramente, perforación. Es un síntoma frecuente y a menudo subjetivo. Son factores contribuyentes la inactividad, la dieta baja en residuos y la dedicación de un tiempo inadecuado a la defecación.

CAUSAS ESPECÍFICAS.

Alteración de la motilidad colónica debida a disfunción neurológica (diabetes mellitus, lesión de médula espinal, esclerosis múltiple, enfermedad de Hirschsprung, seudoobstrucción intestinal idiopática crónica, megacolon idiopático), esclerodermia, fármacos (en especial anticolinérgicos, opiáceos, antiácidos con aluminio), hipotiroidismo, síndrome de Cushing, hipopotasemia, hipercalcemia, deshidratación, causas mecánicas (tumores colorrectales, diverticulitis, vólvulos, hernias, intususcepción) y dolor anorrectal (por fisuras, hemorroides, abscesos o proctitis) causantes de retención, estreñimiento e impactación fecal.

TRATAMIENTO.

En ausencia de causa identificable, el estreñimiento puede mejorar tranquilizando al paciente y con ejercicio, aumento de los residuos en la dieta y aumento de la ingestión de líquidos. Son tratamientos específicos la eliminación de una obstrucción intestinal (fecalito, tumor), la retirada de agentes no esenciales causantes de hipomotilidad (en especial antiácidos con aluminio, opiáceos). Para el alivio sintomático, en ocasiones se requieren agentes con magnesio u otros catárticos. En caso de hipomotilidad o dismotilidad intensa, o en presencia de opiáceos, resultan particularmente eficaces los agentes osmóticamente activos (p. ej., lactulosa oral, soluciones de lavado intestinal que contengan polietilenglicol) y el aceite mineral (por vía oral o rectal).

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Glosario Médico.




Deja un comentario