ESTUDIO DE LAS ENFERMEDADES MUSCULOESQUELÉTICAS


Los pacientes con síntomas musculoesqueléticos deben ser estudiados mediante la historia clínica, la exploración física, las pruebas de laboratorio y pruebas de imagen.
Tanto la historia clínica como la exploración aportan gran cantidad de datos que sugieren el diagnóstico, el cual se suele confirmar mediante la realización de pruebas complementarias. Entre las pruebas complementarias utilizadas destacan:
1. El análisis del líquido sinovial, que es esencial para filiar el origen de las monoatritis agudas, estando sólo contraindicado si el paciente presenta infección de las partes blandas adyacentes. También es de gran ayuda para el diagnóstico de las artritis crónicas (de >6 semanas de evolución), en las que se puede requerir la realización de biopsias sinoviales.
2. Pruebas serológicas, como la determinación de niveles de complemento, ANAS (anticuerpos antinucleares) y factor reumatoide.
El factor reumatoide se define como una inmunoglobulina tipo M , G, A ó E dirigida contra el fragmento Fc de la IgG. El factor reumatoide es mayoritariamente de clase IgM y suele detectarse realizando pruebas de aglutinación (Waaler Rose y en látex).
Los anticuerpos antinucleares aparecen en gran cantidad de enfermedades reumatológicas, siendo más frecuentes en el LES, la EMTC y la esclerodermia. Se detectan mediante la inmunofluorescencia indirecta (IFI).
3. Pruebas de imagen, de las que las más utilizadas son:
• Radiografía convencional, muy útil en el diagnóstico de la enfermedades articulares. Hay que recordar que gran cantidad de las enfermedades reumatológicas tienen un período de latencia radiológico de años, es decir, la enfermedad debe avanzar durante largos períodos de tiempo hasta conseguir producir alteraciones que sean visibles en la radiología simple.
• Ecografía, de elección en los quistes sinoviales, las alteraciones del manguito de los rotadores, las lesiones tendinosas y en la displasia congénita de cadera en menores de 3 meses.
• Gammagrafía isotópica, prueba muy sensible pero muy poco específica, de uso en la detección de metástasis óseas, enfermedad de Paget y procesos inflamatorios e infecciosos.
• TAC, de gran utilidad en la patología por canal medular estrecho.
• RMN, más precisa que el TAC en las alteraciones de partes blandas y de elección en la zona de la rodilla.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Glosario Médico.




Deja un comentario