Fractura de Acetábulo


En el esqueleto óseo del acetábulo o cotilo se distinguen una columna anterior (pubis y parte anterior del ilion) y una columna posterior (isquion y parte posterior del ilion) que se disponen en forma de Y invertida convergiendo en la zona superior o techo. La cavidad cotiloidea en sí tiene una pared anterior (parte de la columna anterior) y una pared posterior (parte de la columna posterior).

Las fracturas de cotilo suelen producirse en traumatismos de alta energía y se asocian con cierta frecuencia a luxaciones de la cabeza femoral. Su correcta valoración requiere proyecciones radiológicas anteroposterior de pélvis, oblícua alar y oblícua obturatriz (las dos proyecciones oblícuas de Judet). La clasificación de Judet distingue entre fracturas simples (de pared anterior, columna anterior, pared posterior, columna posterior y transversa) y complejas (combinaciones variadas de los tipos simples).

Fractura de Acetábulo Traumatología

Con frecuencia, es necesario realizar una TAC para entender por completo la morfología de la fractura; la TAC es imprescindible si se opta por tratar la fractura de forma quirúrgica.

Las fracturas de cotilo son fracturas intraarticulares de un segmento del esqueleto que soporta la carga del organismo. Por lo tanto, sólo se tratan de forma conservadora (tracción esquelética femoral) las fracturas no desplazadas (siempre que la distancia interfragmentaria sea menor de 2 mm). Las indicaciones de cirugía incluyen:

  1. Fracturas desplazadas.
  2. Fracturas en las que la articulación de la cadera permanezca subluxada.
  3. Luxación de cadera asociada que no pueda reducirse de forma cerrada.
  4. Incarceración intraarticular de fragmentos óseos.

La osteosíntesis de las fracturas de cotilo es técnicamente muy compleja; lo ideal es que la realicen cirujanos con especial dedicación a esta patología. Requiere abordajes extensos, y en ocasiones, la combinación de dos abordajes. Los resultados finales están directamente relacionados con la calidad de la reducción obtenida en la cirugía. Las principales complicaciones que pueden presentarse son osificación heterotópica (que puede tratar de prevenirse con indometacina o radioterapia local después de la cirugía) y artrosis postraumática. En algunos centros se opta por tratar ciertas fracturas de cotilo con una prótesis de cadera de forma primaria.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Traumatología.




Deja un comentario