Fractura de ASTRÁGALO


Las fracturas de astrágalo, también llamadas fracturas del aviador, suelen producirse por hiperflexión dorsal. Este hueso comparte las características del escafoides y del cuello femoral: su vascularización es precaria. Sin embargo, se deben tratar urgentemente con reducción abierta y osteosíntesis, exceptuando las fracturas no desplazadas, que se tratan de forma conservadora. Sus principales complicaciones son la necrosis avascular del cuerpo y la ausencia de consolidación, que pueden requerir artrodesis de tobillo. El signo de Hawkins es la reabsorción subcondral en el cuerpo del astrágalo, que ocurre en las fracturas en las que se mantiene una buena vascularización; es por lo tanto un signo radiológico de buen pronóstico.

Califica este Artículo
5 / 5 (1 votos)

Categoría: Glosario Médico.




Deja un comentario