FRACTURA DE EXTREMIDAD PROXIMAL DEL HÚMERO


Son frecuentes y afectan generalmente a pacientes de edad avanzada, por lo que presentan a menudo conminución. Para su clasificación se reconocen en el húmero proximal cuatro segmentos principales: la diáfisis, la cabeza, el troquíter y el troquín (figura 4). La clasificación de Neer distingue entre fracturas no desplazadas (espacio interfragmentario menor de 1 cm y angulación menor de 45 grados), fracturas desplazadas en dos, tres o cuatro fragmentos fracturas con impactación de la cabeza, fracturas con división de la cabeza (“head-splitting”) y fracturas-luxaciones. Cuando el trazo de fractura aísla la cabeza humeral del resto de segmentos (como en las fracturas en cuatro partes o las fracturas del cuello anatómico), existe un cierto riesgo de ausencia de consolidación o necrosis cefálica, especialmente si hay luxación asociada.
Para el tratamiento de estas fracturas se dispone de tres alternativas: tratamiento conservador, osteosíntesis y artroplastia (tabla 4). El tratamiento conservador está especialmente indicado en las fracturas no desplazadas. Consiste en inmovilizar el hombro con un vendaje de Velpeau 10-15 días y aplicar después un régimen intensivo de rehabilitación. A las 48 horas suele haberse establecido un hematoma característico de las fracturas de húmero proximal que ocupa la cara medial del brazo y lateral del tórax (equimosis de Hennequin) y ante el cual no es necesaria ninguna medida específica.
La artroplastia está indicada en aquellas fracturas que sean irreconstruibles o presenten un riesgo elevado de necrosis cefálica. Son indicaciones de artroplastia las fracturas con impactación o división de la cabeza, las fracturas en cuatro partes o conminutas y las fracturas en tres partes o del cuello anatómico, si existe luxación asociada. La osteosíntesis (figura 7) está indicada en las fracturas en dos partes y tres partes, aunque en pacientes de edad avanzada algunos autores recomiendan tratar las fracturas en tres partes y las del cuello anatómico con artroplastia en pacientes de edad avanzada. La osteosíntesis puede realizarse con agujas de Kirschner percutáneas asociadas a vendaje de Velpeau, clavos intramedulares flexibles, clavos intramedulares rígidos bloqueados o placas. El resultado funcional, tanto de la osteosíntesis como de la artroplastia, depende en gran medida de que las tuberosidades (troquíter y troquín) consoliden y lo hagan en buena posición.
La principal complicación de las fracturas de húmero proximal es la limitación de la movilidad del hombro. Por esta razón cobra tanto interés en su tratamiento la rehabilitación intensa. De hecho, en fracturas conminutas de pacientes con edad avanzada y escasa demanda funcional, existen partidarios de ignorar conscientemente la fractura (skillful neglect), administrar analgésicos y recuperar la movilidad del hombro sin recurrir a osteosíntesis o prótesis que conceptualmente pueden ser el tratamiento de elección, pero que funcionalmente pueden proporcionar resultados inferiores

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Glosario Médico.




Deja un comentario