FRACTURA DIÁFISIS FEMORAL


El tratamiento de estas fracturas varía en función de la edad del paciente. El tratamiento de las fracturas de fémur en los niños depende de la estabilidad de la fractura y de la edad del paciente (ver tabla 7). Las fracturas de fémur del niño pequeño suponen un estímulo para el crecimiento del hueso en longitud, de forma que si el acortamiento inicial se corrige por completo mediante tracción, es posible que al final del tratamiento la extremidad inferior que ha sufrido la fractura sea más larga que la contralateral
En el adulto, las fracturas de fémur suelen producirse en accidentes de tráfico y afectan preferentemente a pacientes jóvenes. Pueden condicionar la pérdida de hasta 500-800 ml de sangre en el foco de fractura y están frecuentemente implicadas en el desarrollo de síndrome de embolia grasa. Hasta su tratamiento definitivo, la fractura debe de ser inmovilizada mediante tracción transesquelética. El tratamiento de elección es el enclavado intramedular, incluyendo la mayor parte de las fracturas abiertas (sólo en los grados III puede estar indicado de forma transitoria el fijador externo). El tratamiento quirúrgico estable en las primeras 24 horas reduce las complicaciones y facilita el tratamiento y movilización precoz del paciente. Tradicionalmente se han empleado clavos intramedulares que se introducen en sentido anterógrado (desde la cadera) y para cuya introducción es necesario fresar el interior del hueso (aumentar su diámetro interno). En la actualidad se dispone de clavos no fresados, que se recomiendan especialmente en pacientes politraumatizados con patología torácica asociada (cuando se fresa la cavidad medular, aumenta la embolización de material graso, lo que puede ser especialmente peligroso en pacientes con función pulmonar comprometida por otros motivos). También se dispone de clavos retrógrados, muy útiles si es necesario abordar quirúrgicamente la rodilla por otros motivos (fracturas asociadas en la rodilla o rodilla flotante que precise el enclavado simultáneo de tibia y fémur), pudiendo ser de especial utilidad también en las fracturas del tercio distal del fémur.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Glosario Médico.




Deja un comentario