Fracturas de pelvis


La pelvis está formada por los dos huesos ilíacos y el sacro, que se encuentran estabilizados por la sínfisis del pubis, el complejo de los ligamentos sacroilíacos y el suelo pélvico. Las fracturas de pelvis son o no estables, dependiendo de que interrumpan el anillo pélvico en uno o más puntos, como ocurre con las fracturas de antebrazo. Los ligamentos sacroilíacos posteriores son el elemento más importante de estabilidad del anillo pélvico. Existen dos tipos frecuentes de fracturas estables.
• En adolescentes pueden producirse avulsiones de las apófisis en las que se insertan los diferentes músculos (sartorio en
espina ilíaca anterosuperior, recto femoral en espina ilíaca anteroinferior, isquiotibiales en la tuberosidad isquiática, etc.); su tratamiento es conservador.
• Las fracturas de ramas pélvicas (iliopubiana e isquiopubiana) que sufren los pacientes de edad avanzada en caídas al suelo, son también subsidiarias de tratamiento conservador, que suele consistir en la administración de analgésicos, el reposo en cama durante unos días y el reinicio de la marcha con andador o bastones hasta que desaparecen los síntomas (generalmente uno o dos meses).
Aunque menos frecuentes, en los pacientes ancianos con osteoporosis y en pacientes con osteólisis asociada a artroplastia de cadera pueden producirse fracturas por insuficiencia (patológicas) del anillo pélvico que pueden ser muy difíciles de diagnosticar mediante radiología simple. Estas fracturas pueden diagnosticarse mediante gammagrafía o TAC y suelen mejorar con tratamiento conservador, aunque en ocasiones requieren tratamiento quirúrgico.
Las fracturas de alta energía que se producen en accidentes de tráfico de pacientes jóvenes suelen ser, por el contrario, inestables en el plano mediolateral (por lesión de la pelvis anterior y ligamentos sacroilíacos anteriores) y además pueden serlo en el plano vertical (si se lesionan los ligamentos sacroilíacos posteriores). Lo importante ante estas fracturas es, no tanto la lesión ósea, sino la posibilidad de que existan lesiones asociadas de estructuras intrapélvicas: vasos ilíacos, plexo lumbosacro, recto, vagina o vía urinaria. La mortalidad oscila entre el 10%-20%.
Suele tratarse de pacientes politraumatizados. La presencia de hipotensión en ausencia de hemorragia activa en tórax, abdomen o extremidades debe sugerir la presencia de un sangrado retroperitoneal asociado a una fractura de pelvis; en esta circunstancia, si la pelvis está abierta, se debe cerrar con un fijador externo. Estos pacientes no deben sondarse antes de comprobar que la orina no es hemática y que no existe sangre en el meato urinario, debido a la elevada frecuencia de lesiones uretrales asociadas. El tratamiento definitivo de estas fracturas de pelvis requiere la estabilización con fijador externo u osteosíntesis anterior en las fracturas inestables en el plano mediolateral; la presencia de inestabilidad vertical suele requerir además osteosíntesis de la parte posterior de la pélvis (generalmente con tornillos sacroilíacos introducidos de forma percutánea bajo control radioscópico).

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Glosario Médico.




2 Responses to “Fracturas de pelvis”

  1. Marisa Dice:

    Hola, gracias por esta oportunidad. Mi madre sufrió una fractura espontánea en la rama ileopubiana derecha de la pelvis hace 3 años y no consolidó luego intentaron un operación para ayudar a consolidar y tampoco, lo peor de todo es q esta desde el principio con muchísimo dolor y no consiguen controlarselo ni un pokito y ya no sabemos a q medico acudir hemos ido a rehabilitador, reumatólogos….. A traumatología q ahora incluso le proponen otra operación con placa por q en aquella ocasión ni le pusieron nada. Gracias y saludos


  2. Jordi Dice:

    Hola. Hace 4 meses tuve un accidente de alta energía (motocicleta-coche)
    y entre otras cosas padecí una fractura de pelvis. Posteriormente se me ha aclarado que la pelvis se abrió. Fue fijada mediante cirugía (placa con tornillos). Siento dolor en las caderas y también en la parte baja de la columna que también quedo afectada a raíz del accidente. El médico dice que los dolores se irán solos. La mayoría de molestias han desaparecido pero algunas no parecen aflojar. Si fuerzo (andar o ejercicio)me pasa factura y aparecen dolores en el interior de las caderas. Yo siempre he hecho deporte y ahora mismo me siento un poco decaído.
    Saludos


Deja un comentario