Infecciones asociadas al VIH Infecciones fúngicas


• Candida. Es la infección fúngica más frecuente en el VIH. Afecta a las mucosas y se trata de una de las infecciones precoces, en forma de lesiones de la mucosa oral (muguet), faríngea y vaginal. La candidiasis bucal tiene valor pronóstico por sí sola en la evolución hacia el SIDA. En etapas más avanzadas, se puede producir candidiasis broncopulmonar o esofagitis. El diagnóstico se basa en el cultivo. Tratamiento: orales o vaginales, nistatina tópica. Infecciones más graves, fluconazol o ketoconazol sistémicos.
• Cryptococcus neoformans. Es la causa más frecuente de meningitis en el SIDA. Afecta a sujetos con menos de 100 CD4/microl. Produce un cuadro de meningitis subaguda El diagnóstico de presunción se hace con la tinta china, con-firmándose con la detección del Ag de criptococo en LCR. El tratamiento de elección es la anfotericina B con 5-fluocitosina. Precisa profilaxis secundaria con fluconazol.
Pneumocystis carinú. Produce patología en sujetos con menos de 200 CD4/microlitro. Clínica: neumonía subaguda, con hipoxemia progresiva y escasa tos sin expectoración. Rx: Infiltrados intersticiales bilaterales aunque puede ser normal en estadios precoces. Diagnóstico: visualización en esputo o lavado broncolaveolar. Tratamiento: cotrimoxazol. En casos severos (PaO2 < 70 mmHg), añadir esteroides al tratamiento. El tratamiento de segunda elección es la pentamidina intravenosa. Se hará profilaxis primaria si CD4<200, o secundaria tras sufrir la neumonía. Para la profilaxis, se usa también cotrimoxazol. La pentamidina inhalada es sólo una alternativa, y no previene las formas extrapulmonares

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Glosario Médico.




Deja un comentario