La piel y los desequilibrios hormonales


Cada persona, poseemos nuestro propio equilibrio hormonal, ya sean hormonas sexuales masculinas o femeninas. Cuando se presentan trastornos en la piel, el dermatólogo,  debe considerar siempre que se puede tratar de un desequilibrio hormonal, o lo que es lo mismo, un desequilibrio entre las hormonas sexuales, ya que las disfunciones que regulan estas glándulas, se reflejan siempre en la calidad de la piel.
Por citar un ejemplo, la formación del acné, concurren 3 agentes nocivos diferentes:

Exceso de andrógenos (hormonas masculinas) o insuficiencia de estrógenos (hormonas femeninas)
Producción excesiva de grasas (lípidos)
Bloqueo de los poros de la piel como consecuencia de un proceso de queratinización.

Como resultado, surgen granos irritados que pueden derivar inmediatamente en pústulas supurantes, o espinillas.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Actualidad Médica.




Deja un comentario