Las cremas y sus secretos


La cosmética ha desarrollado fórmulas cada vez más sofisticadas para atenuar los efectos del envejecimiento prematuro como la sequedad de la piel y los surcos en el rostro. Cuidar la piel no es fácil, y mucho menos escoger los productos adecuados para mantenerla joven. Algunas claves para entender los secretos de las cremas faciales que ofrece el mercado:

Coenzima Q10

A partir de los 35 años es recomendable aplicar productos que contengan Coenzima Q10, ya que estimula la formación de nuevas células y rejuvenece la piel. Desde esa edad la producción natural de esta coenzima empieza a disminuir. Por ello, algunas mujeres ven cómo su cutis va perdiendo su aspecto lozano y terso. La Coenzina Q10 estimula la formación de células nuevas, favoreciendo el rejuvenecimiento y renovación de la epidermis. También disminuye las arrugas.

Las cremas y sus secretos Belleza

Retinol

Es sinónimo de vitamina A y estimula la actividad celular favoreciendo la renovación de la epidermis, especialmente en mujeres sobre los 40. Se encarga de que las células produzcan colágeno, sustancia responsable de la elasticidad y firmeza de la piel. Atenúa los surcos más profundos, las pigmentaciones cutáneas, la piel que se ve más gruesa y sin brillo. Se debe utilizar aún más sobre los 50 años, ya que en ese período se produce una disminución de hormonas que hace que el cutis pierda elasticidad.

Flavonoides

Ya las jóvenes de 20 ó 30 años pueden usarlos para prevenir el envejecimiento prematuro. El cutis luce más terso, luminoso, con menos manchas. Se pueden presentar como derivados de la vitamina A, e intervienen en los procesos enzimáticos que tienen que ver con el recambio celular. La piel tiene que dividirse y regenerarse, para ello deben intervenir estas vitaminas que son vaso dilatadoras, es decir, permiten el aumento de la irrigación cutánea y dan mayores nutrientes para los procesos regenerativos.

Coenzima reestructurante R

Es ideal para prevenir y disminuir las líneas finas de expresión. Ayuda a reestructurar y fortalecer las capas superiores de la epidermis almacenando humedad y lípidos. Reduce la formación de escamas en el cutis y al mismo tiempo torna más suave, elástica, firme y lisa.

Ceramida 3 y Biotina

Para disminuir la sequedad y la aspereza, la fragilidad y la sensación de tirantez en el rostro, reparando así la barrera protectora de la piel. Es recomendable utilizar compuestos con Biotina, la cual estimula la formación de lípidos (grasas) en la epidermis.

Vitamina E

Impide que se oxiden los lípidos de la piel, evitando de esta forma el efecto dañino de los radicales libres (o iones destructores de células). Garantiza la firmeza de las membranas celulares retrasando el envejecimiento cutáneo y prolongando la belleza juvenil.

Q10 plus

Una mezcla de Coenzima Q10 y Coenzima R. La primera genera un efecto reparador de las arrugas más profundas y el segundo mejora las capas superficiales de la piel, logrando la reestructuración y suavidad de la epidermis.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Belleza.




Deja un comentario