Lesiones locales por frío


Congelación local (lóbulos de las orejas, nariz, dedos de manos y pies).
Pie de inmersión (pies mojados, pero no congelados, durante períodos prolongados; los síntomas varían desde isquemia a hiperemia), en caso de isquemia, deben recalentarse lentamente (nota: el calentamiento excesivo puede ocasionar gangrena); la hiperemia requiere un enfriamiento cuidadoso.
Congelación (difiere del pie de inmersión en que están afectados los vasos sanguíneos); recalentar cuidadosamente la extremidad congelada en agua a 10-15 ºC y aumentar la temperatura en 3º C cada 5 minutos hasta un máximo de 40º C, una vez realizado el recalentamiento, el tratamiento consiste en reposo en cama, elevación de la parte lesionada, toxoide tetánico, antibióticos, desbridamiento de vejigas y bullas, lavados antisépticos locales, fisioterapia precoz. La amputación no suele ser necesaria; el dactrán IV puede resultar útil; la simpatectomía o la reserpina intraarterial pueden reducir el vasoespasmo.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Glosario Médico.




Deja un comentario