Meningitis


Es la inflamación de las meninges y LCR. Pueden ser infecciosas (bacterias, virus, hongos). Dentro de las víricas, las más frecuentes son por enterovirus, seguidas por el VHS. En cuanto a las bacterianas, la etiología cambia según la edad y ciertos factores de riesgo.
En el caso del meningococo, cabe destacar la existencia de tres serogrupos: A, B y C. El serogrupo B produce casos esporádicos y es el más frecuente en España. El serotipo C produce brotes epidémicos. El A se encuentra en el “cinturón de la meningitis” (África ecuatorial, Oriente Medio y Sureste Asiático).
CLÍNICA.
La meningitis vírica produce fiebre, cefalea, fotofobia, escasa rigidez de nuca y tiene un curso menos agresivo que la bacteriana. En cambio, las meningitis por bacterias son agudas, con síntomas más intensos: náuseas, vómitos, signos meníngeos (rigidez de nuca), etc. En el caso del meningococo, son típicas las lesiones purpúricas. En caso de listeria, es típica la afectación del tronco del encéfalo con ataxia y nistagmo (rombo encefalitis).
DIAGNÓSTICO.
Se realiza mediante el análisis citológico, bioquímico y microbiológico de LCR. Antes de realizar una punción lumbar, hay que descartar hipertensión intracraneal (fondo de ojo o TAC craneal). Hay tres patrones de LCR
Anteuna meningitis subaguda, hay que recordar:
• TBC: es la primera etiología a considerar. Típica glucosa muy baja.
• Hongos: pensar en criptococo (tinta china) en el VIH +.
• Sífilis, Brucella y Leptospira son posibles causas.
TRATAMIENTO.
La meningitis bacteriana puede matar en horas. La simple sospe-
cha clínica es suficiente para iniciar tratamiento, incluso antes de
analizar el LCR o realizar un TAC. El tratamiento empírico depende de la etiología más probable:
• Neonato: Ampicilina + gentamicina, o ampicilina + cefalosporina 3ª.
• Sospecha meningococo (1 mes – 15 a) o neumococo (adulto): Cefalosporina 3ª.
• Riesgo de Listeria: añadir Ampicilina.
• Zona de neumococo resistente a cefalosporinas: añadir vancomicina.
• TCE, neurocirugía, nosocomiales: Vancomicina + ceftazidima.
• Derivación ventriculoperitoneal: Vancomicina.
Tanto en niños como en adultos, se ha demostrado que los corticoides reducen las complicaciones y secuelas.
PROFILAXIS.
Los fármacos indicados son ceftriaxona, rifampicina o quinolonas (cipro o levofloxacino). Las indicaciones quedan resumidas en el esquema de la figura 8.
Existe una vacuna anti-meningocócica, no conjugada (polisacáridos) para los serotipos A y C. También se dispone de una vacuna conjugada para el caso concreto del serotipo C. Sin embargo, no existe vacuna para el B. Existen circunstancias que indican particularmente la vacuna conjugada para el serotipo C:
• Déficit de properdina y factores finales del complemento (C5-9).
• Asplenia (anatómica o funcional).
• Inmunodeficiencias primarias.
• Neoplasias hematológicas.
• Contactos de casos debidos al serotipo C.
• Epidemias producidas por un serogrupo incluido en la vacuna.
En el caso concreto del H. influenzae, hay que recordar dos aspectos:
• La quimioprofilaxis se realiza con rifampicina, dosis única diaria durante 4 días.
• Existe una vacuna conjugada frente al H. influenzae B, que produce inmunidad timodependiente.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Glosario Médico.




Deja un comentario