METÁSTASIS


El esqueleto es una de las tres localizaciones más frecuentes de metástasis, y a su vez las metástasis constituyen el tumor óseo más frecuente en pacientes mayores de 50 años. Su frecuencia de aparición es, por orden, la siguiente: mama en la mujer, próstata en el varón, pulmón, riñón y tiroides. La mayor parte de las metástasis asientan en la columna vertebral, seguida de fémur proximal y húmero proximal. Clínicamente se manifiestan por dolor, hipercalcemia, y si se afecta la columna, pueden ocasionar alteraciones neurológicas. Pueden presentarse con fracturas patológicas. Radiológicamente lo más frecuente es que ocasionen lesiones líticas; el carcinoma de próstata es el más frecuentemente responsable de lesiones osteoblásticas, y otros como el linfoma y el carcinoma de mama, pueden presentar lesiones con patrón mixto, blástico y lítico. El tratamiento con bisfosfonatos (pamidronato iv o alendronato vo) mejora los síntomas y retrasa la aparición de complicaciones óseas, especialmente en metástasis de cáncer de mama. Las metástasis tiroideas responden al tratamiento farmacológico del cáncer de tiroides. En pacientes con criterios de fractura inminente (dolor al soportar peso, tamaño superior a 2.5-3 cm y afectación de más del 50% de la cortical) y con fracturas patológicas, el tratamiento quirúrgico asociado a radioterapia postoperatoria y al tratamiento oncológico específico del tumor mejora la supervivencia y calidad de vida de estos pacientes.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Glosario Médico.




Deja un comentario