Necrosis isquémica o avascular


En ocasiones una fractura conduce a la interrupción de la vascularización de alguno de los fragmentos fracturarios, y como consecuencia, éste se necrosa. Las localizaciones típicas de esta complicación son el polo proximal del escafoides carpiano, el cuerpo del astrágalo la cabeza femoral en las fracturas del cuello y la cabeza humeral en las fracturas del cuello anatómico o conminutas. Clínicamente suele cursar con dolor, si bien en ocasiones la repercusión no es demasiado marcada. Radiológicamente se aprecia aumento de densidad y posteriormente fragmentación. El tratamiento varía en función de la localización, extensión y sintomatología. En el escafoides suele requerir extirpación del fragmento o aporte de injerto; en el fémur y húmero proximales, la colocación de una prótesis, y en el astrágalo, el empleo de una ortesis de descarga o la artrodesis del tobillo.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Glosario Médico.




Deja un comentario