Oclusión arterial retiniana


Si el déficit de perfusión es momentáneo, se produce amaurosis fugax, pérdida brusca de visión que se recupera en unos segundos. Si el déficit es prolongado, se produce amaurosis definitiva.

ETIOLOGÍA.
– Émbolos. La causa más frecuente; generalmente originados en ateromas de las arterias carótida y oftálmica. Provocan pérdida transitoria o permanente de la visión unilateral por obstrucción in situ de la arteria central de la retina o sus divisiones. La obstrucción se produce más frecuentemente en la lámina cribosa. Otros émbolos pueden ser cardíacos y valvulares, infecciosos, etc.
– Endarteritis. En ancianos con problemas de circulación. Existe inflamación, estrechamiento de la luz y trombosis o embolia.

CLÍNICA.
Pérdida brusca e indolora de visión de parte o todo el campo visual, a menudo precedida de amaurosis fugax. Oftalmoscópicamente lo primero que se aprecia es una gran reducción del calibre arterial aunque rara vez se ve esta fase, porque dura muy poco tiempo. A las pocas horas se produce edema retiniano, la retina adopta un color blanquecino por la necrosis isquémica, observándose la mácula rojo cereza por estar irrigada por la coriocapilar. Si hay embolismo, pueden verse los cristales de colesterol obstruyendo el vaso. Si la oclusión afecta a una rama, el edema se limita a ese sector.

FORMAS CLÍNICAS Y TRATAMIENTO.
Retinopatía diabética no proliferativa, simple o de base. Es la forma más frecuente. Incluye todas las lesiones descritas excepto la neovascularización.
– Si no aparece edema macular, sólo precisa observación.
– Si aparece edema macular, se produce un deterioro visual pro-
gresivo y precisa de fotocoagulación focal con láser de argón.

TRATAMIENTO.
Masaje ocular o paracentesis para reducir la PIO y facilitar el avance del émbolo. Provocar vasodilatación haciendo respirar mezcla de CO2 y O2 al 95%. Inyección retrobulbar de vasodilatadores. El tratamiento sólo tiene una probabilidad de éxito si se hace en las 3-4 primeras horas, pero el pronóstico visual es infausto.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Oftalmología.




Deja un comentario