OSTEOCONDROMA (EXÓSTOSIS) Y EXÓSTOSIS HEREDITARIA MÚLTIPLE


Es el tumor óseo benigno más frecuente. Se interpreta como una zona de la fisis que se independiza y genera una formación ósea recubierta por un caperuzón cartilaginoso. Suele diagnosticarse en la infancia, aunque su existencia puede pasar desapercibida hasta la edad adulta. Radiológicamente tiene el aspecto de una excrecencia sésil o pediculada. Generalmente deja de crecer cuando acaba el crecimiento y se cierran las fisis. Si la lesión no ocasiona síntomas por su prominencia (compresión vasculonerviosa, irritación local con bursitis, resaltes tendinosos o musculares), no requiere tratamiento. En caso contrario se trata mediante resección; conviene retrasar la cirugía hasta acabado el crecimiento para (1) reducir la incidencia de recidiva y (2) no ocasionar lesiones yatrogénicas en la fisis adyacentes. Si un osteocondroma continúa creciendo en la edad adulta, debe sospecharse su transformación maligna, más frecuente en pacientes con una alteración autosómica dominante denominada exóstosis u osteocondromatosis hereditaria múltiple.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Glosario Médico.




Deja un comentario