OSTEOMIELITIS


Infección de los huesos y la médula ósea.
Cualquier hueso.
En los niños, afecta sobre todo al fémur, la tibia, el húmero o el radio.
En los adultos, a la pelvis o la columna.
Más común en los hombres y a todas las edades, más común en niños en edad de crecimiento rápido (5 a 14 años).

CAUSAS
Generalmente, infección por estafilococos, aunque pueden intervenir muchas otras bacterias. La bacteria puede extenderse al hueso, a través del flujo sanguíneo, debido a:

Fractura u otra lesión.
Furúnculo, ántrax o cualquier herida de la piel.
Infección del oído medio.
Pulmonía.

SÍNTOMAS
Fiebre. A veces, es el único síntoma.
Dolor, inflamación, calor, enrojecimiento y sensibilidad en la zona del hueso infectado, especialmente al mover una articulación cercana.
Las articulaciones cercanas – sobre todo la rodilla – también estarán enrojecidas, inflamadas o calientes.
Si un niño es demasiado pequeño para saber hablar, los síntomas de dolor son su resistencia a mover un brazo o una pierna o su negativa a andar; cojean o gritan al tocarles o moverles el miembro afectado. Drenaje de pus por un absceso en la piel, sin fiebre ni dolor agudo (sólo la osteomielitis crónica).
Malestar general.

FACTORES DE RIESGO
Enfermedades que disminuyan las resistencias.
Crecimiento rápido durante la infancia.

PREVENCIÓN
Busque tratamiento para cualquier infección bacteriana, para evitar que se extienda a los huesos u otras partes del cuerpo.

Llamar al doctor si usted o su hijo tienen síntomas de osteomielitis.
o si ocurre lo siguiente durante el tratamiento:

Se forma un absceso sobre el hueso infectado, o aumenta el drenaje de un absceso ya existente. Fiebre.
El dolor se hace intolerable.
Aparecen nuevos síntomas inexplicables. La medicación utilizada en el tratamiento puede producir efectos secundarios.

DIAGNÓSTICO Y TRATAMIENTO
Precauciones sanitarias
Tratamiento médico.
Hospitalización para cirugía para drenaje de abscesos infectados en los huesos, y administración de altas dosis de antibióticos, a veces por vía intravenosa.

Consecuencias probables
Se suele curar con tratamiento agresivo rápido.

Medidas generales
Póngase guantes estériles para cambiar los apósitos.
Mantenga el miembro afectado ligeramente elevado e inmovilizado entre almohadas. No deje que cuelgue.
Mantenga las partes sanas tan activas como pueda para evitar las ulceraciones que provoca una larga estancia en cama.

Medicación
Su médico le puede recetar:

Grandes dosis de antibióticos.
Con los poderosos antibióticos modernos, ya no suele ser necesaria la administración por vía intravenosa, antes inevitable.
Pueden ser necesarios los antibióticos – orales o inyectados – durante 8 a 10 semanas. Calmantes.
Laxantes si aparece el estreñimiento durante una estancia prolongada en la cama.
Actividad
Guarde cama hasta 2 o 3 semanas después de que desaparezcan los síntomas.
Vuelva gradualmente a sus actividades habituales.

Dieta
No hay dieta especial. Coma con gusto. Tome suplementos vitamínicos y minerales.

Sistemas de diagnosticos
Observación de los síntomas.
Historial y reconocimiento físico por un médico.
Análisis y cultivos de sangre para identificar la bacteria.
Rayos X del hueso. En general, los rayos X no muestran cambios hasta 2 o 3 semanas después del comienzo de la infección.
TAC.

POSIBLES COMPLICACIONES
Abscesos que perforan la piel y no se cicatrizan hasta que se cure el hueso afectado.
Rigidez permanente en alguna articulación cercana (ocasionalmente).
Envenenamiento de la sangre que obliga a una amputación (ocasionalmente).

PRONÓSTICO
Curación espontánea en 10 días a 6 meses.
La fatiga suele persistir durante 3 a 6 semanas después de que los demás síntomas hayan desaparecido. Algunos pacientes sufren una forma crónica donde los síntomas persisten durante meses o años.

Etiología :
– Estafilococo aureus, Estreptococo A, HI, Pseudomonas (asociado a heriodas), Enterobacterias (primeros meses de vida).

Clínica :
– Menor de 2 meses de edad: Dolor al cambiar los pañales, fiebre, rechazo al alimento.
– Mayores de 2 años: Dolor localizado, fiebre, tumefacción (tetrada de celso), limitación al movimiento.

Se la estudia con:
– Hemograma.
– Eritrosedimentacion.
– Hemocultivo.
– Punción aspiración.
– Rx.

Se trata con Atb. empírico y se loa justa de acuerdo al resultado del cultivo.
Si hay absceso, debe drenarse (tambien si 48 Hs. Post atb no mejora).

Infección hematógena o por contiguedad (p. ej., traumatismo, prótesis articular infectada, úlcera cutánea crónica); metáfisis de huesos largos en niños, vértebras y metáfisis de huesos largos en adultos; Staph. aureus y Staph. epidermidis los más frecuentes, bacilos gramnegativos, anaerobios, polimicrobiana especialmente en el caso de úlceras de los pies en diabéticos.
Manifestaciones clínicas. 50 % de los pacientes presentan dolor vago en la extremidad o la espalda durante 13 meses, poca o ninguna fiebre; los niños pueden presentar un comienzo agudo con fiebre, irritabilidad, letargo e inflamaciónlocal de < 3 semanas de duración; hiperestesia localizada, espasmos musculares, puede haber seno de drenaje, sobre todo en el caso de prótesis articular infectada. Diagnóstico. Hemocultivo (a menudo negativo en la osteomielitis crónica) y cultivo de hueso (biopsia ósea profunda, no cultivos de la salida del seno); aparecen anomalías radiológicas 2 2 semanas después de la infección Ia gammagrafía puede ser positiva ya a los 2 días de la infección, aunque difícil de interpretar en caso de inflamación suprayacente; TC o IRM son los más definitorios. Tratamiento • Osteomielitis HEMATÓGENA AGUDA: antibióticos IV contra los microorganismos identificados (nafcilina o cefazolina como tratamiento empírico) durante 2 semanas como mínimo, seguidos por antibióticos PO durante un total de 4 a 6 semanas desbridamiento en caso de mala respuesta en 48 horas, absceso de tejidos hlandos o artritis séptica. • Osteomielitis CRÓNICA: drenaje, desbridamiento de los secuestros (hueso necrótico), retirada de la prótesis articular injcrtos óseos, cobertura con colgajos de piel y músculo, antibióticos IV x 4 a 6 semanas después de la última intervención quirúrgica. • Osteomielitis CRÓNICA ACOMPAÑADA DE INSUFICIENCIA VASCULAR: valorar la situación vascular y la tensión tisular de oxígeno; desbridamiento más antibióticos de amplio espectro IV x 4 a 6 semanas, o antibióticos supresivos a largo plazo, o clrugía ablatlva. EAVB_OPWJUZMVHA

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Traumatología.




Deja un comentario