Por la naturaleza de la fractura


Otras fracturas son quirúrgicas por sus propias características. En este grupo se incluyen:
1) Fracturas en las que es necesaria la reducción anatómica y movilización precoz. El ejemplo clásico lo constituyen las fracturas intraarticulares desplazadas de extremidad inferior; si no se reconstruyen anatómicamente, se favorece el desarrollo de artrosis de forma temprana.
2) Fracturas sometidas permanentemente a distracción o cizallamiento. En fracturas como la transversa de rótula, la de olécranon, la avulsión de la inserción en el calcáneo del tendón de Aquiles, la fractura de Bennett, etc., los fragmentos tienden a separarse debido a la tracción de músculos o tendones.
3) Necesidad de reincorporar al paciente. El ejemplo clásico lo constituyen las fracturas de cadera, que si de por sí son quirúrgicas, lo son aún más, teniendo en cuenta que ocurren preferentemente en el anciano. Tratar de forma conservadora estas fracturas supondría mantener en cama durante mucho tiempo a pacientes que con facilidad desarrollan escaras, trombosis venosa profunda y problemas pulmonares.
4) Fractura patológica asociada a neoplasia. Si un hueso se ha fracturado por un debilitamiento patológico, difícilmente va a tener suficiente potencial como para consolidar la fractura (excepción hecha de algunos tumores como el quiste óseo esencial, que puede incluso curarse como consecuencia de la consolidación de una fractura patológica a su través). Por lo tanto, el tratamiento de la mayor parte de las fracturas patológicas, especialmente las secundarias a metástasis, consiste en estabilizar quirúrgicamente el foco de fractura y añadir el tratamiento oncológico específico en función de la estirpe tumoral
5) Fracaso del tratamiento conservador.
Las fracturas diafisarias bilaterales de húmero y tibia son indicación relativa de osteosíntesis, ya que el tratamiento conservador condiciona una total dependencia del paciente (en el primer caso, por la inmovilización prolongada de ambas extremidades superiores, y en el segundo, por la necesidad de descarga inicial) que puede evitarse con el tratamiento quirúrgico.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Glosario Médico.




Deja un comentario