Por qué se pelean las parejas de hoy en día


Que las mujeres son muy exigentes . Que los varones son egoístas. Que la familia del otro siempre se mete. Que la economía. Que el aburrimiento. Que la falta de sexo. Que los hijos…Las razones por las cuales las parejas se enfrentan son múltiples y variadas.

¿Descubrieron algo? Ya dice el sabio refrán: “el que busca encuentra”. Lo mismo aplica para esta suerte de ciencia amorosa. Las conclusiones son diversas y algunas hasta muy curiosas.

Por qué se pelean las parejas de hoy en día Psicología y Psiquiatría

Anticipamos una: pelear es bueno para la salud

Lo publica el Journal of Family Communication (Diario de Comunicación Familiar). Una revista científica bien categórica. Sucede que las parejas que reprimen su enojo tienen un índice de mortalidad dos veces mayor que aquellas donde los cónyuges se defienden. O sea, los que no hablan entre sí tienen dos veces más chances de morir antes.

Si se ve desde esta perspectiva al asunto, la pelea no es tan mala después de todo. Le damos un buen listado de posibilidades, si de discutir se trata. Lo que sucede aquí, en Latinoamérica y en todo el mundo.

Por el control remoto

Ese preciado objeto puede convertirse en el centro del infierno familiar. Más por estos días cuando el fútbol lleva las de ganar. Así es entonces que los españoles tienen una suerte de vínculo afectivo que los conduce a la disputa.

Un estudio realizado por la empresa Philips Consumer Electronics arrojó que en los hogares españoles el control remoto es el detonante de una de cada cuatro peleas. Algo que sucede casi en el 50 por ciento de los casos.

La cifra baja en el caso de los ingleses e italianos. De cada diez parejas de estas nacionalidades, dos tienen peleas frecuentes por el control remoto.

Por Facebook

Esta simpática red social también está generando estragos en la población mundial. El departamento de Psicología de la Universidad Guelph, California, se puso a estudiar la presencia de este nuevo “invitado” del hogar.

Los expertos descubrieron que el acceso a tanta información y gente genera grandes celos y tensiones en las parejas. “Los sentimientos de inseguridad sobre nuestra pareja pueden provocar comportamientos inquisitivos y en Facebook es muy fácil acceder a esta información”, relató Amy Muise, una de las responsables del estudio.

Por las salidas

Se supone que salir debe ser un momento de distención y alegría. Algo que no sucede en todos los casos.

Por fallas en la comunicación

Discutir con palabras agresivas puede ser terrible y físicamente dañino para una pareja.

Una grupo de investigadores de la Universidad Estatal de Ohio colocó un dispositivo que ocasionó ampollas de 8 milímetros en los brazos de 37 parejas casadas. Luego de 12 días se vio que las parejas que discutían con palabras más positivas sanaron antes que aquellas más agresivas.

¿Por qué? Porque las que tuvieron mejor comunicación presentaban altos niveles de oxitocina en la sangre. Una hormona que se relaciona con felicidad.

Por el cambio climático

Profesores y sociólogos le explicaron a la BBC que en los últimos años se incrementaron de manera considerable las discusiones de pareja relacionadas con los asuntos “verdes”.

Robert Bruller, profesor de Medio Ambiente y Sociología de Filadelfia dijo que las peleas se centran en cuestiones básicas tales como si existe o no el calentamiento global.

Porque son recién casados

Las parejas que llevan entre tres y siete años de casadas tienen más herramientas para resolver las disputas. Lo descubrió una encuesta de una empresa neozelandesa llamada Relationship Services.

Las razones son miles más. Pero hay un detalle que es muy bueno a la hora de pensar en las paleas de pareja. Está demostrado que cuando hay discusión entre un par hay amor.

Incluso, una investigación de la Universidad de California determinó que aquellos matrimonios, novios o concubinos que pueden aflojar una discusión con un gesto de cariño o un chiste son las que más futuro tienen por delante.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Psicología y Psiquiatría.




Deja un comentario