Transformar la Mente


Una mente bien equilibrada es muy útil y hemos de intentar y conseguir tener un estado mental estable.
Todos queremos felicidad, nadie desea sufrir. Muchos de nuestros problemas son proyecciones mentales de ciertas cosas negativas o desagradables. Si analizamos nuestra actitud mental, puede que la encontremos bastante insoportable. Por consiguiente, una mente bien equilibrada es muy útil y hemos de intentar y conseguir tener un estado mental estable.
Download audio file (72-transformar-la-mente.mp3)
Todo el mundo quiere tener un cuerpo sano, a nadie le gusta estar enfermo. Por lo menos a mí no me gusta, pero me resfrío muy a menudo, especialmente cuando voy a Bodhgaya. Casi cada vez que voy allí ¡la bendición es tan grande que siempre pillo una gripe! Pero el caso es que todos queremos tener buena salud, y uno de los medios importantes para conseguirla es tener una mente estable.
El adiestramiento mental es esencial para la buena salud. La buena salud y la estabilidad de la mente significan gozar de una vida buena y feliz y de un futuro prometedor. Aunque una persona se encuentre en un entorno hostil, si tenemos una actitud mental firme y estable, la hostilidad no le causará demasiados trastornos. Sin estabilidad mental interna o la actitud mental correcta, no podemos ser felices, estar tranquilos o tener paz, aunque estemos rodeados de los mejores amigos o de las mayores comodidades.Esta es la razón por la que es vital adiestrar la mente y no debe considerarse un asunto religioso. Todas las personas deberían practicar alguna técnica o método para adiestrar la mente. La mente no tiene color, ni forma y es difícil de identificar. Sin embargo, es poderosa. A veces resulta difícil revisarla, cambiarla y controlarla. Creo que en gran medida depende del tiempo, de la voluntad, de la determinación y de la sabiduría. Si tenemos determinación y sabiduría -esta última implica conocimiento-, entonces la cuestión es cómo adiestramos la mente. Al final, con el paso del tiempo, nuestra mente puede cambiar y mejorar. Por ejemplo, respecto a mis padres, mi madre era extraordinariamente amable y tenía mucha paciencia, mientras que mi padre se enfadaba fácilmente. En los primeros años de mi vida, me sentía mucho más allegado a mi padre y, por ende, tenía tendencia a la ira. Más adelante me sentí más próximo a mi madre y estaba mucho más calmado. Aprendí de ambos.
Puedes adiestrar tu mente analizando el defecto de la ira, así como a través de las experiencias de otras personas. También es útil revisar la historia. Siempre que examino la tragedia humana, descubro que en la mayoría de los casos es el resultado de la conducta humana, de las emociones negativas como la ira, el odio, los celos y la codicia extrema. Todas las cosas buenas son experiencias humanas más felices y constructivas, principalmente motivadas por el respeto hacia los derechos de los demás y la preocupación por su bienestar: compasión, amor y amabilidad.
Una investigación profunda de las experiencias humanas, de los acontecimientos pasados y de la práctica cotidiana es absolutamente necesaria para conseguir el cambio y la mejora. Los seres humanos nos parecemos en nuestros deseos. Esta es la razón por la que controlar la mente es importante.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Psicología y Psiquiatría.




Deja un comentario