Anemia por deficiencia de folato


Es la causa más frecuente de anemia megaloblástica. Las reservas de folato hepáticas son útiles solamente para tres o cuatro meses, a diferencia de las de vitamina B12 que pueden tardar hasta tres a seis años en agotarse. El etilismo puede producir disminución de su aporte (MIR 95-96F, 244).
CLÍNICA DE LA DEFICIENCIA DE FOLATO.
La misma que la deficiencia de cobalamina, pero sin trastornos neurológicos, ya que el ácido fólico no es necesario para la síntesis de mielina.
DIAGNÓSTICO.
Determinación de folato sérico, o mejor, intraeritrocitario.
TRATAMIENTO.
Administración de ácido fólico. En el caso de producirse la anemia por alteración en las folato reductasas (metotrexate, trimetoprim), debe administrarse ácido folínico.
Se aconseja administrar ácido fólico a los enfermos con procesos hemolíticos crónicos, ya que el incremento de la hemopoyesis ocasiona hiperconsumo de ácido fólico y puede ocasionarse una deficiencia de dicho ácido (crisis megaloblástica).
¿Cómo estudiaría a un enfermo con anemia macrocítica?
En primer lugar, hay que tener en cuenta que, además de la anemia megaloblástica, otros trastornos, como los síndromes mielodisplásicos, la aplasia o el hipotiroidismo, pueden ocasionar anemia macrocítica.
Es esencial el estudio de la extensión de sangre periférica, en busca de hallazgos sugestivos de anemia megaloblástica, como la hipersegmentación de los neutrófilos o los macroovalocitos.
Deben solicitarse niveles séricos de vitamina B12 y ácido fólico, y en última instancia, la realización de un aspirado de médula ósea para el diagnóstico definitivo.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Glosario Médico.




Deja una respuesta