Cataluña: 200.000 ratones y 65.000 ratas entre batas blancas


Arriba: Dos investigadores y un ratón en el estabulario de la UAB. ©JORDI PARETO

El principal reto de los laboratorios y centros científicos que trabajan con animales no es tanto mejorar las condiciones de bienestar, muy reguladas desde hace dos décadas, sino reducir o el número de ejemplares empleados en la investigación o incluso eliminarlos por completo. Así lo exigen los estándares europeos y así se lo han propuesto los códigos éticos de los propios centros, como destaca Josep Santaló, catedrático del Departamento de Biología Celular de la UAB y presidente de la comisión de ética en experimentación animal de la misma universidad: “Debemos reducir y al mismo tiempo buscar alternativas”. Supondría además un beneficio económico, puesto que los animales se compran en grandes cantidades a empresas especializadas.

Sin embargo, los éxitos se han diluido porque, debido al imparable desarrollo de la ciencia biomédica, cada vez son más los laboratorios que experimentan in vivo. Según cifras del Departament de Medi Ambient, el año pasado se emplearon en investigación en Catalunya 200.000 ratones, 65.000 ratas, 16.000 conejos, 10.000 cobayas, 9.000 cerdos y 1.200 ovejas, entre otros animales. Un 15% más que en el 2005.

Dos directivas comunitarias y especialmente un real decreto español del 2005 establecen los requisitos mínimos de bienestar animal, pero la legislación catalana ha añadido algunas particularidades (por ejemplo, se prohíbe la instalación de granjas de cría de primates). “Tenemos todo estrictamente regulado, como el espacio para los animales (en centímetros), el transporte, la limpieza, la ventilación y la temperatura –concluye Santaló–. Incluso está muy restringida la disección para fines docentes”.

Fuente: El Periódico de Cataluña

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Actualidad Médica.




Deja un comentario