Fibromialgia y dolor Neuropático


Caracterizados por un dolor crónico y debilitante, que altera sensiblemente la calidad de vida de los pacientes, la clave para el exitoso tratamiento de estas enfermedades es que el diagnóstico sea certero.
El dolor neuropático y la fibromialgia son dos afecciones que tienen en común el dolor crónico y la dificultad de su manejo. Mientras que en el dolor neuropático el paciente puede sentir un profundo malestar causado por el simple roce de una sábana, en la fibromialgia la ausencia de rastros en análisis clínicos puede hacer deambular al afectado por consultorios durante más de dos años sin recibir respuesta. Sin embargo, en los últimos años se desarrollaron estrategias terapéuticas que permiten un manejo exitoso de ambas condiciones.
Este es uno de los motivos por los cuales se realizan diversas capacitaciones a médicos de Latinoamérica, poniendo a la fibromialgia y al dolor neuropático en la agenda de los profesionales de la salud.

Recientemente, el 4º Foro Latinoamericano del Dolor reunió en México a más de 650 especialistas en reumatología, neurología, anestesiología, medicina interna, dolor y endocrinología de más de 15 países de la región. Allí, se habló sobre el conocimiento de los distintos tipos de dolor crónico (neuropático, fibromialgia y otros), su sintomatología y origen, para llegar a un diagnóstico adecuado y oportuno que permita ofrecer el tratamiento adecuado.
Asimismo, hace unos días se realizaron dos reuniones en Buenos Aires que pusieron el foco en detección y tratamiento de Dolor Neuropático y Fibromialgia.
El doctor Roberto Rey, director del Instituto Argentino de Investigación Neurológica, y orador por la Argentina en el mencionado foro, comentó que “es muy importante la formación en esta materia, para que la población médica esté alerta a detectarla, ya que en los últimos años se han realizado importantes descubrimientos sobre estas enfermedades, y se han desarrollado herramientas terapéuticas para combatirla”.
La fibromialgia es una de las enfermedades dolorosas crónicas más frecuentes. Es una patología debilitante caracterizada por un dolor ex-tendido y persistente en las articulaciones, los músculos, los tendones y otros tejidos blandos. Además, se manifiesta con síntomas como fatiga, entumecimiento de manos y pies, y zonas hipersensibles con dolores punzantes (“puntos gatillo”). La padece entre 2 a 4% de la población mundial, y afecta a casi 800 mil argentinos. En nuestro país, se estima que pasan dos años entre la aparición de los síntomas y el diagnóstico.
“En esta enfermedad es muy importante la evaluación clínica, el interrogatorio de los síntomas y el examen del paciente”, remarcó el doctor Rey. “No hay estudios complementarios que la confirmen, por lo que el diagnóstico tiene que basarse en la valoración clínica”.
Por otra parte, el dolor neuropático es aquél producido por una respuesta, anormal o inadecuada del sistema nervioso, debido a una lesión o mal funcionamiento de las células nerviosas . Es muy intenso, se puede desencadenar con estímulos normalmente no dolorosos, tales como una caricia o el roce de una prenda. Puede ocurrir debido a una neuropatía diabética (1,8 millones de argentinos afectados), herpes Zoster o ‘culebrilla’ (neuralgia postherpética), VIH/sida, entre otras condiciones.
Las características de estas patologías requieren estrategias terapéuticas específicas para cada paciente, con fármacos, que de acuerdo a su mecanismo de acción, son efectivos en ellas, tales como, antiepilépticos, antidepresivos, anestésicos ansiolíticos y otros. Entre ellos, la pregabalina, es diseñada específicamente contra el dolor neuropático, siendo el primer medicamento aprobado por la FDA (agencia de medicamentos de los Estados unidos) para el tratamiento de la fibromialgia.
Fuente: Infobae
Articulos Relacionados :Problemas MusculoesqueléticosFibromialgiaEl dolor como quinto signo vitalFibromialgia-NovedadesConsejos para evitar el dolor de espaldaDolor: Mecanismo de DefensaDolor menstrual y acupunturaCefalea

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Actualidad Médica.




Deja un comentario