He estado muy nerviosa y alterada ¿esto le afecta a mi bebé?


La salud materna tiene una influencia directa sobre la salud del embrión y luego del feto en formación. Es por ello que los médicos ponen tanto énfasis en los cuidados del embarazo (por ejemplo, no consumir alcohol ni cigarrillos, limitar el consumo de cafeína, no consumir drogas, alimentarse en forma equilibrada, etc.). En este sentido, debes hacer todo lo posible por cuidarte: comer sano, descansar lo suficiente, evitar tensiones innecesarias, asistir en forma regular a los controles prenatales, etc. Con respecto a la ansiedad, se sabe que el estrés materno tiene efectos negativos en el feto, de modo que, en lo posible, debes evitarlo. Esto no quiere decir que durante el embarazo tengas que vivir en una especie de burbuja. Las tensiones y preocupaciones estarán siempre presentes, y eso es normal y no dañará tu hijo.

Especialmente en el primer embarazo, las mujeres viven muchos cambios no sólo a nivel físico, sino también psicológico: lo que está naciendo en su mente es la identidad de madre. Es esperable que a ratos te sientas tensa, preocupada y ansiosa, al mismo tiempo que contenta y expectante del nacimiento. Si te sientes muy angustiada, conversa de lo que te sucede con tu pareja y con otras mujeres cercanas que hayan pasado por tu situación, seguramente eso te ayudará. Si sientes que tu nerviosismo es excesivo, pide ayuda psicológica y/o psiquiátrica.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Consejos para Mamá.




Deja una respuesta