ITU EN LA INFANCIA


El 3-5% de las niñas sufren una ITU frente al 1% de los varones. Sin embargo, durante el periodo neonatal es más frecuente en varones, especialmente no circuncidados
Se deben a bacterias de la propia flora bacteriana del colon, representadas por gramnegativos. En las niñas, los agentes más frecuentes son E. coli, Klebsiella y Proteus; sin embargo, se apunta que en varones puede ser tan frecuente E. coli como Proteus.
La clínica de la ITU es tanto más inespecífica cuanto menor sea la edad del paciente, y a mayores edades sus manifestaciones son similares a las del adulto.
El diagnóstico en rasgos generales no difiere al del adulto, sin embargo hay que tener en cuenta la mayor dificultad para la obtención de muestras de orina.
Una vez realizado el diagnóstico de ITU, se iniciará el tratamiento, que variará según el nivel de afectación. En caso de ITU baja o cistitis, los antisépticos urinarios, el cotrimoxazol o la amoxicilina oral podrían ser usados. En casos de ITU alta se aconseja inicio de antibioterapia de amplio espectro, bien con aminoglucósidos, bien con cefalosporinas de tercera generación vía sistémica y completando vía oral, si la respuesta a las 48 horas es adecuada y se dispone de antibiograma.
Una vez resuelta la ITU, debe realizarse un estudio posterior a todos los lactantes y a los no lactantes con clínica de pielonefritis. El objetivo es identificar posibles alteraciones anatómicas que predisponen a la infección. Para ello se utilizan la ecografía abdominal, la cistouretrografía miccional (CUMS) y la gammagrafía renal con DMSA (método más sensible para detectar cicatrices renales en los 5 meses siguientes).

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Glosario Médico.




Deja un comentario