Luxación escapulohumeral


Es la forma más frecuente de luxación de hombro y una de las más frecuentes del organismo.
CLÍNICA.
El paciente acude con el brazo en discreta separación y rotación externa fijas: cualquier intento de movilización del hombro resulta doloroso. A la inspección se aprecia la llamada “deformidad en charretera”, por el afilamiento acromial que presenta el hombro al desaparecer el perfil redondeado de la cabeza humeral. La lesión neurológica característicamente asociada es la del nervio axilar. Siempre debe realizarse una radiografía de hombro antes de proceder al tratamiento para estar seguros de que no manipulamos una fractura-luxación.
TRATAMIENTO.
Consiste en reducir por manipulación cerrada la luxación (generalmente se realiza un primer intento sin anestesia o con anestesia local intrarticular), y posteriormente inmovilizar con vendaje de Velpeau entre dos y cuatro semanas (menos tiempo cuanto mayor sea la edad del paciente), para pasado ese tiempo realizar ejercicios de rehabilitación. Las maniobras más empleadas son la de Kocher (tracción y rotación externa seguidas de aproximación con rotación interna), Cooper (elevación progresiva bajo tracción) y modificaciones de la de Hipócrates (tracción en el sentido de la deformidad y contratracción en la axila).
Posterior, inferior y superior.
En la luxación posterior, el paciente presenta el brazo en aproximación y rotación interna, y radiológicamente la imagen es muy poco llamativa. Tiene dificultad para la rotación externa y no puede separar el brazo más de 90º. Como la posición descrita es aquella en la que coloca el hombro cualquier persona a la que le duela, es un tipo de luxación que pasa muchas veces sin diagnosticar. Debe sospecharse la presencia de una luxación posterior cuando existan antecedentes de descarga eléctrica o crisis convulsivas (la contracción enérgica y simultánea de todos los grupos musculares del hombro en la descarga eléctrica o la convulsión pueden causar su luxación posterior) o fractura aparentemente aislada de troquín. Requiere reducción cerrada e inmovilización en discreta rotación externa.
La luxación inferior es poco frecuente y el brazo se encuentra en separación de unos 30º, en rotación interna y acortado, o en separación de hasta 160º, denominándose luxatio erecta. Se trata mediante reducción cerrada e inmovilización con vendaje de Velpeau. La luxación superior es muy rara y se asocia a fracturas de clavícula, acromion o luxaciones acromioclaviculares.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Glosario Médico.




Deja un comentario