Mi hija sufrió el año pasado un proceso de anorexia y depresión


La anorexia, junto a la bulimia, es un trastorno alimenticio que en los últimos años, ha aumentado considerablemente.
Suele afectar a mujeres jóvenes que tienden a ser autoexigentes y “niñas buenas” que creen que lograrán el afecto y el reconocimiento de los otros si son perfectas y no fallan.
En la pubertad, esto las lleva a tener una preocupación fanática por ser delgadas y un constante temor a engordar.
Es una enfermedad muy grave y compleja que debe monitorearse constantemente, puesto que suele presentar recaídas y puede llevar a la muerte. Su gravedad y complejidad hace que de alguna manera afecte a todos los integrantes de una familia.
El tratamiento de esta enfermedad requiere de un equipo multidisciplinario que idealmente incluya psiquiatra, psicólogo y nutricionista. Esto da cuenta de que hiciste todo lo necesario por ayudar a tu hija el año pasado, pero es normal y esperable que tenga recaídas, sobretodo en momentos estresante, como entrar a la universidad.
Me cuentas que sigue tomando medicamentos, supongo entonces que continúa controlándose con cada uno de los profesionales, lo que es fantástico. El tratamiento de tu hija no puede ser corto y sería ideal que durara al menos un par de años, para que la ayuden y acompañen durante la adolescencia, por lo que te recomiendo que lo converses con ella y hagan todo lo posible de que no abandone el tratamiento.
Me comentas también que estás preocupada por tus otros hijos. Como te mencionaba anteriormente, esta enfermedad es muy dura para toda la familia, por lo que me imagino que tú también debes estar muy preocupada y agotada. Todo este proceso debe de haber sido muy difícil para ti.
Me encantaría saber cómo crees tú que todo esto les ha afectado a tus otros dos hijos y también a ti. Quizás podrían considerar la idea de ir a una terapia familiar. Quizás, también sería bueno que hablaras con ellos y les preguntaras cómo se sienten con la enfermedad de su hermana.

Cuando una familia es sacudida pro una enfermedad grave, muchas veces pasa que los padres se ven obligados por las circunstancias de prestar más atención a ese hijo y, a veces, los otros niños se sienten resentidos y sienten que a ellos les prestaron muy poca atención.
Pregúntales cómo lo han vivido ellos, en qué están, cuales son sus sentimientos en torno al tema y si han sentido que tú les has prestado menor atención.
Acá los medicamentos son fundamentales, pero sobretodo, lo más importante es que pueda hacer un buen proceso de psicoterapia para poder aclarar qué es lo que la ha llevado a esta enfermedad y que pueda trabajar tanto la angustia, como su depresión. Que pueda, de a poco, ir mirando qué ha pasado en su historia para desarrollar una anorexia y que pueda aprender a quererse nuevamente.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Consejos para Mamá.




Deja una respuesta