Mi hija tiene casi cuatro años y cuando me pregunta cosas respecto a la sexualidad no sé qué contestar


De lo que relatas acerca de tu hija, todo se encuentra dentro de lo esperable a su edad. Es normal que entre los 3 y 4, los niños sientan curiosidad acerca de la reproducción, de dónde vienen los bebés y sobre las diferencias entre niños y niñas.
Para saber qué contestar a un niño a esta edad, es fundamental preguntarle bien qué es lo que quiere saber: por qué pregunta lo que pregunta y cuál es su verdadera inquietud. Esto, para no sobrecargarlo con información. Los niños asimilan de a poco y cuando ya están listos para saber más, vuelven a preguntar, de modo que es mejor informarlos de a poco.
En general a esta edad los niños solo quieren entender de dónde vienen los niños y la respuesta más simple es “de la guatita de la mamá”.
Usualmente a esta edad todavía no se preguntan cómo llegan ahí los bebés ni cómo salen de ahí, pero si es esa su inquietud, puedes contestarle que llegan ahí porque el papá tiene unas semillitas dentro de él, que mete en la guatita de la mamá, y que cuando estas se juntan, forman un hijo que crece poco a poco hasta que está listo y con todas las partes de su cuerpo grandes como para nacer.

Cuando la guaguita está lista, comienza a hacer fuerzas para salir y ahí la mamá va a la clínica para que los doctores le ayuden a salir por la vagina. Si te hace más preguntas, contéstaselas con tranquilidad, porque si las hace, es porque está lista para saber las respuestas.
Sobre tu otra pregunta, es normal a la edad de tu hija que los niños sientan celos de sus padres y de los cariños entre ellos. Esto es así, porque recién a esta edad se comienzan a dar cuenta de que los papás tienen una vida de pareja que no los incluye a ellos.
Cuando guagüitas, los niños creen que el mundo gira entorno de ellos (cosa que en parte es cierta) y que si ellos no están no hay nada, pero a los 3/4 ya ven que sus padres quieren dormir solos, que quieren estar solos, que se besan con besos que no les dan a ellos, etc…
La reacción sana y normal frente a esto son celos, de modo que se enojan, quieren que los incluyan en los besos y abrazos, etc…

Para no contribuir a que sean tan fuertes estos sentimientos, es mejor que la pareja de padres no sea demasiado demostrativa enfrente de los niños; en el caso de uds., pueden darse besitos en la boca y si tu hija también pide, pueden decirle que esos besos se los dan los pololos y los casados, que cuando ella sea grande va a poder tener un pololo y va a poder darle esos besos. Pueden decirle también, que uds. a ella la pueden besar en el cachete.
La idea es que frente a ella no se besen apasionadamente, ni se pongan muy cariñosos, porque obviamente ella se siente más excluida de lo que ya naturalmente está, y eso no es necesario.

Como sabemos, en general la gente no lo pasa bien “tocando el violín”, ni presenciando escenas sexuales de otros si no quiere verlas.
En la medida que ella vea cosas, es posible que las copie y es natural que lo haga, por eso también es importante cuidar lo que los niños ven (si presencian el coito, hay posibilidades de que lo imiten en un juego y eso los conducirá a niveles de excitación demasiado intensos para lo que pueden procesar a su edad).
Presencie lo que presencie, de todos modos y para que sepas, a la edad de tu hija es normal que los niños se toquen los genitales para sentir placer y relajarse, que jueguen a mostrar los mismos y también, que jueguen a juegos como el del doctor y cosas similares.
Todo eso es común y se encuentra dentro de lo esperable a su edad.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Glosario Médico.




Deja una respuesta