Mis gemelos de 3 años se duermen en mi cama, y luego pasan a otra. No sienten ninguna cama como suya


Si no hay espacio en casa para que cada uno de los niños tenga una cama y no pueden cambiar la cama de 2 plazas por dos de 1 plaza, para que cada uno tenga una cama propia; el ideal, sería que acostumbraran a los niños a quedarse dormidos en la cama de 2 plazas de inmediato. Así, ellos sentirán que esa es su cama. Si tratan de quedarse dormidos en la de mamá cariñosamente hay que decirles que no, que ellos tienen cama y que esa es la de ella. Pueden acompañarlos un ratito en su cama, esperar que se queden dormidos y así ellos van a entender.
Es posible que los primeros días sean más difíciles, que ellos reclamen o lloren, eso es porque a los niños les cuestan los cambios. Es posible que esos días se despierten y se vayan a la otra cama, en ese caso es importante que no importando la hora ni el cansancio, sean devueltos a su cama. Al cabo de unos días se acostumbrarán, pero para que eso pase es importante que todos los días los hagan dormir en su cama y que no hagan excepciones. Si las hacen, les va a costar más a los niños acostumbrarse.

En cuanto a las peleas, es importante no meterse ni decirles nada, a no ser que se estén pegando. Si se pegan, semerarlos sin meterse. Míralos y con firmeza, no con enojo, diles que ellos pueden enojarse, pero no pegarse, luego, llevarlos a uno a una pieza y a otro a otra a “tranquilizarse”. Decirles que cuando estén tranquilos vuelvan. Si vuelven todavía rabiosos o llorando, con tranquilidad, decirles que no se han clamado todavía y que vuelvan cuando estén tranquilos. De esta manera, ellos debieran aprender a pelear menos agresivamente. Al meterse y gritar uno, se pierde el control, ellos se alteran más y se ponen más agresivos.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Consejos para Mamá.




Deja un comentario