Nefropatía Diabética


¿Qué es la nefropatía diabética?

La diabetes puede afectar muchas partes del cuerpo, incluso los riñones. En los riñones sanos, muchos vasos sanguíneos diminutos filtran los productos de desecho del cuerpo. Los vasos sanguíneos tienen orificios que son lo suficientemente grandes como para permitir que los diminutos productos de desecho pasen a la orina, pero son lo suficientemente pequeños como para permitir que los productos de utilidad (como la proteína y los glóbulos rojos) permanezcan en la sangre. Los niveles altos de azúcar en la sangre pueden dañar estos vasos si no se controla la diabetes. Esto puede provocar enfermedad de los riñones, que también se llama nefropatía. Si el daño es lo suficientemente grave, los riñones podrían dejar de funcionar.

Causa frecuente de SN. Las alteraciones anatomopatológicas incluyen glomeruloesclerosis difusa, nodular o de ambos tipos, nefroesclerosis, pielonefritis crónica y necrosis papilar. Entre los hallazgos clínicos figuran la proteinuria, hipertensión, hiperazoemia y bacteriuria.

La duración de la diabetes mellitus es variable, pero la proteinuria puede aparecer a los 10 a 15 años del comienzo, progresar a síndrome nefrótico y desembocar en insuficiencia renal en el plazo de 3 a 5 años. La retinopatía es casi universal. El tratamiento con inhibidores de la ECA puede retrasar el comienzo de la nefropatía. El tratamiento agresivo de la hipertensión y la restricción de las proteínas de la dieta puede retrasar el declive de la función renal. Las tasas de mortalidad en la diálisis son elevadas y el trasplante renal tiene una frecuencia algo menor de éxitos con respecto a los no diabéticos.

Nefropatía Diabética Nefrología

Causas

Cada riñón está compuesto de cientos de miles de pequeñas unidades llamadas nefronas. Estas estructuras filtran la sangre y ayudan a eliminar los residuos del cuerpo. En personas con diabetes, las nefronas se engruesan y lentamente resultan cicatrizadas con el tiempo. Los riñones comienzan a filtrarse y la proteína (albúmina) pasa a la orina.

La causa exacta se desconoce, pero se cree que el control deficiente del azúcar en la sangre lleva al desarrollo de daño renal. Si usted también tiene hipertensión arterial, el daño renal es incluso más probable.  En algunos casos, los antecedentes familiares suyos también pueden jugar un papel. No todas las personas con diabetes desarrollan este problema renal.

Las personas con diabetes que fuman y aquellas con diabetes tipo 1 que comenzó antes de los 20 años tienen un mayor riesgo de problemas renales. Las personas de origen afroamericano, hispano o amerindio también son más propensas al daño renal.

Síntomas

A menudo, no hay síntomas a medida que comienza el daño renal y empeora lentamente. Dicho daño renal puede comenzar de 5 a 10 años antes del inicio de los síntomas.

Las personas que tienen nefropatía más grave pueden presentar inapetencia, sentirse cansados la mayor parte del tiempo y experimentar una sensación de malestar general. También se pueden presentar dolor de cabeza, náuseas y vómitos, hinchazón de las piernas y muchos otros síntomas.

Pruebas y exámenes

Los exámenes que el médico ordena pueden encontrar con frecuencia signos de problemas renales en las etapas tempranas.

Una vez al año, usted debe hacerse un examen de orina, con el cual se busca una proteína llamada albúmina. Debido a que el examen busca cantidades pequeñas de albúmina, algunas veces se denomina un examen para microalbuminuria.

Cuando usted tiene diabetes, el médico analiza su orina en busca de demasiada proteína al menos una vez al año. El exceso de proteína con frecuencia es un signo de daño renal.

La hipertensión arterial a menudo acompaña a la nefropatía diabética. Se puede presentar hipertensión arterial que se desarrolla rápidamente o que es difícil de controlar.

El médico también revisará los riñones con los siguientes exámenes de sangre cada año:

Otros exámenes de laboratorio que pueden hacerse abarcan:

Una biopsia del riñón confirma el diagnóstico. Sin embargo, el médico a menudo puede diagnosticar la afección sin una biopsia. La biopsia se realiza si hay alguna duda respecto al diagnóstico.

Tratamiento

El objetivo del tratamiento es impedir que la enfermedad renal empeore. Mantener la presión arterial bajo control (por debajo de 130/80) es una de las mejores formas de retardar el daño renal.

El médico puede prescribir medicamentos para bajar la presión arterial y proteger los riñones de mayor daño. Con frecuencia, los mejores tipos de medicamentos a usarse son los inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina (IECA) y los bloqueadores de los receptores de angiotensina (BRA).

Consumir una dieta baja en grasas, tomar fármacos para controlar los lípidos y hacer ejercicio regular también pueden ayudar a prevenir o reducir el daño al riñón.

Para ayudar a reducir el daño al riñón, controle minuciosamente sus niveles de azúcar en la sangre:

Las infecciones urinarias y otras infecciones son comunes y se pueden tratar con antibióticos.

Pronóstico

La nefropatía diabética es una causa importante de enfermedad y muerte en personas con diabetes.

Cuando se detecta en sus primeras etapas, el daño renal se puede reducir con tratamiento. Dicho daño renal empeora lentamente una vez que aparecen cantidades más grandes de proteína en la orina. Con frecuencia, esto llevará a la necesidad de diálisis o de un trasplante de riñón.

Las personas con nefropatía diabética a menudo también tienen problemas de hipertensión arterial, cardiopatía y daño ocular.
Cuándo contactar a un profesional médico

Consulte con el médico si tiene diabetes y y no le han hecho un análisis de orina de rutina para buscar proteína.

Prevención

Antes de tener una resonancia magnética, una tomografía computarizada u otro examen imagenológico donde usted pueda recibir un medio de contraste que contenga yodo, coméntele al médico. Estos tintes pueden dañar posteriormente los riñones.

Los analgésicos normalmente usados, como ibuprofeno, naproxeno e inhibidores de COX-2 recetados como el celecoxib (Celebrex), pueden lesionar el riñón debilitado. Siempre hable con el médico antes de usar cualquiera de estos fármacos.

Nombres alternativos

Etapas

Estadio I

La hiperfiltración puede mantenerse por un período de 10 años

Estadio II

Estadio III (Microalbuminuria ó Nefropatía incipiente)

Estadio IV (Nefropatía clínica)

Estadio V (Insuficiencia renal crónica terminal)

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Nefrología.




Deja un comentario