No logro sacarle el chupete a mi niñita de 3 años ¿Qué puedo hacer?


Sacar el chupete no tiene una fecha determinada, pero es conveniente hacerlo antes de los dos o dos años y medio. Algunos niños lo dejan solos, pero otros se demoran y les cuesta más.
Si tu hija tiene tres años ya es hora de ayudarla que deje este hábito, porque su empleo después de los tres años de edad puede ocasionar deformidades de la boca y dificultades dentales.
A la hora de dejar el chupete, hay que ayudar al niño a que lo haga de modo voluntario, sin métodos drásticos ni retos. Esto debe ser un proceso gradual, que lleva un tiempo y es importante tomárselo con tranquilidad y paciencia.

Por otra parte para que tu hija abandone este hábito no es bueno que este fenómeno coincida con otros acontecimientos importantes, como el inicio del jardín o el nacimiento de un hermanito, ya que estos son momentos donde aumenta la tensión y la succión del chupete es utilizada por los niños como un modo de tranquilizarse en momentos de dolor o tensión emocional.
Para dejarlo se puede empezar elaborando un ritual donde al final el chupete desaparezca (tirándolo a la basura, a la calle, etc.), mostrándole que ya es grande. Es importante que cuando empieces este proceso estés segura, porque no debe haber vuelta atrás.

Debe ser de a poco, comienza a incentivarla a que lo deje durante el día, por ejemplo cuando salga de la casa, una vez que lo deje en aquellas situaciones, anda aumentando los momentos sin el chupete. Puede ser útil también, durante las primeras semanas, limitar la cantidad de tiempo que la niña ve televisión o aquellas situaciones que estimulan el hábito de chupar.
Siempre resulta más fácil durante el día, pero cuando llege el momento de irse a dormir probablemente volverá a pedirlo. Durante un tiempo permite que lo siga usando en estas ocasiones. Este hábito al dormir es la parte más fuerte del comportamiento y la que toma más tiempo en eliminar. Después es importante que estés disponible a la hora de acostarse para ayudar a la niña a acomodarse al hábito de no chupar el chupete.
Cuando insista o llore, ayuda mucho cambiar de tema e intentar centrar su atención en otra cosa, dale algo para hacer como dibujar o hacer juegos, sin mencionarle tu inquietud.
Elógiala cuando notes que no está chupando en situaciones que antes lo hacía, le puedes dar alguna recompensa si termina el día sin usar el chupete.
Es importante que durante este proceso te muestres tranquila, aceptar que la niña llore, ya que es una expresión normal y esperable, pero que esto no signifique un reto o presión de tu parte, ya que esto solo producirá más resistencia y falta de colaboración.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Consejos para Mamá.




Deja un comentario