OCLUSIÓN VENOSA


TROMBOFLEBITIS SUPERFICIAL. Trastorno benigno caracterizado por eritema, hiperestesia y edema a lo largo de la vena afectada. El tratamiento conservador consiste en calor local, elevación y antiinflamatorios tales como la aspirina. Otros procesos más graves, como la celulitis o la linfangitis, pueden simularla, pero estos se acompañan de fiebre, escalofríos, linfadenopatía y cordones rojos superficiales a lo largo de los canales linfáticos inflamados.
TROMBOSIS VENOSA PROFUNDA (TVP). Proceso más serio que puede dar lugar a embolia pulmonar (Cap. 85). Particularmente frecuente en pacientes sometidos a reposo prolongado en cama, con enfermedades debilitantes crónicas y con procesos malignos .
HISTORIA. Dolor o hiperestesia en pantorrilla o muslo, por lo general unilateral; puede ser asintomática, con una embolia pulmonar como síntoma inicial.
EXPLORACIÓN FÍSICA. A menudo normal; puede haber tumefacción o hiperestesia locales a la palpación profunda sobre la vena afectada.
LABORATORIO. La pletismografía de impedancia no invasiva, la ecografía y el Doppler son útiles para detectar una TVP; el diagnóstico definitivo se realiza mediante venografía periférica.
TRATAMIENTO. Anticoagulación sistémica con heparina (5000 a 10000 U en bolo, seguidas por venoclisis continua para mantener el TTP al doble de lo normal) durante 7 – 10 días, seguida por warfarina PO (durante 3 meses como mínimo si están afectadas las venas profundas proximales).
La TVP puede evitarse mediante la deambulación precoz después de la cirugía o con heparina a dosis bajas durante el reposo prolongado en cama (5000 U SC/8 – 12 h), complementada con botas de compresión neumática. Después de la cirugía de rodilla o cadera, la pauta más eficaz es con warfarina (TTP a 1.5 veces el control).

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Glosario Médico.




Deja una respuesta