Salud de la piel: el ABC de las vitaminas para el cutis


La piel y su salud
La piel no solo ostenta el record de ser el órgano más grande del cuerpo -en un adulto, la piel puede llegar a medir una extensión de dos metros cuadrados y pesar cinco kilos- sino que además, incluso por expertos, está catalogada como un ente noble.
Para mantener la salud de la piel
¿Por qué se le atribuye esa nobleza a la piel? Pues casi todo tipo de golpes o heridas en la piel pueden ser recuperadas gracias al poder de curación que posee. De hecho, las quemaduras más leves son subsanadas por su propia capacidad de regenaración .
Pero aún así, más allá de esa propia cualidad de la piel, las vitaminas representan la herramienta más útil para protegerla.
Presentamos, en este artículo, un detalle de la importancia que representa cada vitamina para el cuidado interior y exterior de la piel.
Vitamina A
Ayuda a mantener la piel hidratada. Se puede hallar principalmente en leche, pescado, zanahorias y otros vegetales.
Vitamina B
Elemento perfecto para el cuidado estético del órgano. Si consumimos alimentos como leche, cereales enteros y frutas lograremos una piel radiante y bella.
Vitamina C
Colabora con la formación de colágeno y también es útil para eliminar manchas causadas por factores como la exposición solar. Los cítricos son, naturalmente, los frutos que más vitamina C ostentan.
Vitamina E
La vitamina E, como pocas otras, previene el daño celular en la piel. Los aceites vegetales y especialmente las frutas secas albergan VE.
En efecto, darle al cuerpo vitaminas no solo ayuda a mejorar las defensas u otros puntos más significativos sino también, incluso, mejora el aspecto de un órgano como la piel.
Por eso es necesario no descuidar este aspecto relacionado con la dieta y sumar a nuestro plan de cabecera alimentos ricos en las vitaminas antes citadas.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Nutrición y Dietética.




Deja un comentario