Tratamiento del edema agudo de pulmón de origen cardiogénico


El edema pulmonar cardiogénico es una urgencia médica, siendo necesario mantener una monitorización cuidadosa de la presión arterial, de la frecuencia cardíaca y de la diuresis y, si es posible, de la presión de los vasos pulmonares mediante un catéter de Swan-Ganz. Por otra parte, es necesario instaurar rápidamente un tratamiento, que consiste sobre todo en oxígeno, diuréticos, vasodilatadores y morfina.
1) El tratamiento del edema agudo de pulmón de origen cardiogénico requiere poner al paciente sentado, si es posible con las piernas colgando, y administrar oxígeno a altas concentraciones.
2) En cuanto a los fármacos a emplear:
a) El sulfato de morfina disminuye mucho los síntomas, tanto por su efecto vasodilatador como por su efecto sedante a nivel central.
b) Además, hay que usar un diurético potente como la furosemida, que tiene también un efecto vasodilatador.
c) Cuando la PA no está muy baja (PAS >90-100 mmHg), pueden utilizarse vasodilatadores. Suele utilizarse la nitroglicerina, pero en algunos casos, como el edema pulmonar secundario a una insuficiencia mitral o aórtica, pueden utilizarse otros más potentes como el nitroprusiato. Las aminas simpaticomiméticas ( Dopa y dobutamina) pueden ser de ayuda en la fase aguda.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Glosario Médico.




Deja una respuesta