Tratamiento farmacológico de la Hipertensión Arterial


Su objetivo es controlar la hipertensión con los mínimos efectos secundarios, empleando UN solo fármaco si es posible. Los agentes de primera línea son los inhibidores de la enzima conversora de la angiotensina (ECA), los antagonistas del calcio, los betabloqueantes y los diuréticos.

Betabloqueantes : Particularmente eficaces en los pacientes jóvenes con circulación «hipercinética». Comenzar con dosis bajas (p. ej., atenolol, 25 mg/d). Contraindicaciones relativas: broncospasmo, ICC, bloqueo AV, bradicardia y diabetes «lábil» insulinodependiente.

Tratamiento farmacológico de la Hipertensión Arterial Cardiología

Betabloqueantes

Fármaco Dosis usual (PO) Características

Efectos secundarios: Bradicardia (menos frecuente con pindolol y acebutolol), efectos secundarios digestivos, disfunción VI, broncospasmo (menos frecuente con atenolol y metoprolol), exacerbación de diabetes o alteración de la respuesta a la hipoglucemia inducida por insulina, impotencia.

Inhibidores de la ECA

Bien tolerados con escasa incidencia de efectos secundarios. Pueden emplearse como monoterapia o en combinación con betabloqueantes, antagonistas del calcio o diuréticos. Los efectos secundarios son raros y consisten en erupción, angioedema, proteinuria o leucopenia, particularmente en los pacientes con creatinina sérica elevada.

En el curso del tratamiento puede aparecer tos no productiva, que requiere el cambio a un tratamiento alternativo. Es de señalar que la función renal puede deteriorarse como consecuencia de los inhibidores de la ECA en los pacientes con estenosis arterial renal bilateral.

Los suplementos de potasio y los diuréticos ahorradores de potasio no deben combinarse con los inhibidores de la ECA, a menos que exista hipopotasemia comprobada. Si el paciente presenta depleción del volumen intravascular, se suspenderán los diuréticos 2 – 3 días antes de comenzar con el inhibidor de la ECA, que en este caso deberá administrarse a dosis muy bajas (p. ej., captopril, 6.25 mg/12 h).

Inhibidores de la ECA (Dosis Vida media)

Antagonistas del calcio

Vasodilatadores arteriolares directos, todos poseen efectos inotrópicos negativos (en particular el verapamil) y deben utilizarse con precaución en presencia de disfunción VI. El verapamil, y en menor grado el diltiacem, pueden ocasionar bradicardia y bloqueo AV, de modo que por lo general se evita combinarlos con betabloqueantes.

Antagonistas del calcio

Diuréticos

Son preferibles las tiacidas a los diuréticos de asa por su mayor duración de acción; no obstante, estos últimos son más potentes cuando la FG < 25 ml/min.. Sus principales efectos secundarios consisten en hipopotasemia, hiperglucemia e hiperuricemia, que puede reducirse empleando dosis bajas (p. ej., hidroclorotiacida, 12.5 – 50 mg/d). Los diuréticos son particularmente eficaces en los ancianos y en los pacientes de raza negra. La prevención de la hipopotasemia resulta particularmente importante en los pacientes tratados con glucósidos digitálicos.

Si la TA se muestra refractaria al tratamiento farmacológico se realizará el estudio diagnóstico de las formas secundarias de hipertensión, especialmente de la estenosis de la arteria renal y del feocromocitoma.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Cardiología.




Deja un comentario